Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demanda real

El rey Carlos Gustavo de Suecia ha resuelto "ceñirse la corona" y exigir judicialmente una indemnización fijada en 40 millones de coronas (3,9 millones de euros aproximadamente) al imperio mediático alemán Klambt por "años de mentiras" sobre la persona del rey, de la reina Silvia y de sus hijos la princesa heredera Victoria, su hermana Magdalena y el príncipe Carlos Felipe. Esta decisión fue revelada ayer por el diario conservador sueco Svenska Dagbladet, uno de los más importantes del país. Anteriormente había sido la princesa Victoria la que había exigido a una de las publicaciones del corazón del mencionado grupo editorial, que desmintiera el contenido de artículos que consideró falsos e injuriosos sobre su persona, aunque sin exigir más que una reparación moral. Ahora la reclamación sube de tono y apunta al costado más sensible de todo grupo empresarial, sus finanzas. Para disipar cualquier mal pensamiento sobre las intenciones de la noble familia demandante, Ann-Christine Jernberg, jefa de la oficina de prensa de la casa real, se ha apresurado a puntualizar que el dinero, en caso de ganar el pleito, será destinado a fines benéficos, aunque no aclaró si en este caso "la caridad empezará por casa". El famoso abogado Mathias Prinz representará a los demandantes y según ha trascendido, ha recopilado ya 1.558 mentiras que en los últimos cinco años han publicado diversas revistas del grupo. A su vez el jefe de la editora Klambt, Rudiger Dienst, declaraba que el pago de tal suma significaría "la quiebra de la empresa y la pérdida del empleo de 300 trabajadores". Como se ve, un dilema más para la justicia que deberá dictar sentencia sobre el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2004