Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mallorca destituye a Floro

Con el equipo penúltimo, Alemany firma el primer despido de la temporada

Un mes y cinco días después del arranque de la Liga, el asturiano Benito Floro, entrenador del Mallorca, fue destituido anoche tras mantener una larga reunión con Mateo Alemany, presidente del consejo de administración del club, quien justificó la decisión asegurando que había detectado "crispación en la calle". El técnico, el primero en ser despedido de la campaña -pues Camacho abandonó el banquillo del Madrid por voluntad propia tras la tercera jornada-, estaba en la cuerda floja por el pobre balance del club balear: una victoria, dos empates y cinco derrotas, que le han llevado al 19º puesto de la tabla, empatado a puntos con el colista, el Numancia.

"La única forma de superar la crispación creada era la destitución", argumentó Alemany, quien reconoció que el consejo "había perdido la confianza en Floro". Su sutituto será, como ya ha pasado en anteriores relevos, un técnico de la casa, Tomeu Llompart.

El banquillo del Mallorca ha sido uno de los que más vaivenes ha sufrido en los últimos años. Desde que regresara a Primera, en la temporada 97-98, sólo el argentino Héctor Cúper ha conseguido acabar una campaña y comenzar la siguiente. Sustituido por su compatriota Mario Gómez, éste tuvo que abandonar tras disputarse dos jornadas (culminadas con sendas derrotas) ya que la federación consideró que no tenía los permisos necesarios. Le relevó Fernando Vázquez, que dio paso a Luis Aragonés.

Bernd Krauss y Sergio Kresic probaron fortuna en la temporada 2001-02, pero ambos fueron despedidos. El último que salió indemne del banquillo mallorquín fue Gregorio Manzano. Pero éste también abandonó el club. En la pasada campaña, el portugués Jaime Pacheco duró cinco jornadas.

Floro declinó la temporada anterior continuar dirigiendo al Villarreal cuando el equipo brillaba en la Copa de la UEFA y figuraba octavo en la Liga. Floro alegó que existía una conjura en el vestuario contra él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004