Camps asegura que el Gobierno garantiza las infraestructuras estratégicas de la Generalitat

El presidente avanza a los empresarios el contenido de su reunión con la ministra de Fomento

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, no esperó ni 24 horas para reunir a los dirigentes empresariales, portuarios y feriales valencianos y trasladarles los resultados de su primera entrevista, el pasado viernes, con la ministra de Fomento, la socialista, Magdalena Álvarez. Camps aseguró en una comparecencia pública que el Gobierno central y la Generalitat "comparten" el modelo de inversión en infraestructuras estratégicas. Camps citó el tren veloz, que con la reducción del trayecto en 45 minutos, se convertirá en un medio de transporte competitivo con el coche, o el convenio de carreteras.

Los colectivos afectados tratarán de reunirse con Camps el martes en Alcàsser

La convocatoria de Presidencia de la Generalitat a los dirigentes de los sectores empresariales -patronales, portuarios y feriales- se formalizó a última hora del viernes, nada más acabarse la entrevista con la ministra. Por eso, Camps agradeció a los presentes su asistencia a pesar de la premura. El propio presidente excusó la ausencia de los dirigentes de las cámaras de comercio, que se encontraban en unas jornadas de trabajo en Viena.

Rodeado de los agentes económicos, Camps huyó del tono victimista que ha empleado en otras ocasiones y con otros temas y se confesó "satisfecho" con el resultado de la reunión. En esencia, la titular del Ministerio de Fomento, Magdalena Álvarez, se comprometió con el presidente valenciano a que el tren veloz que unirá Madrid con Alicante y Valencia, vía Albacete, reduzca el tiempo de trayecto unos 45 minutos, dejando la duración del viaje en torno a las tres horas. "Es muy importante que tengamos un tren en 2007 que haga el viaje en menos de esa barrera psicológica que son las tres horas, lo que significa que por primera vez el AVE competirá en tiempo con el coche", enfatizó. Según Camps, la ministra Álvarez no sólo garantizó su ejecución -también el AVE directo entre Madrid-Valencia por Cuenca- "sino que se comprometió a que no parase ni un sólo minuto".

A la pregunta de si sería posible el soterramiento del AVE a su paso por la comarca de L'Horta, Camps respondió que las dos administraciones colaborarán "para integrar de la mejor manera posible la entrada de la alta velocidad por Valencia", si bien reiteró que ni el trazado ni los plazos de la ejecución de esta obra se van a cambiar. En este sentido, el presidente anunció que en unos días se convocarán los consejos de administración de las sociedades Parque Central de Valencia y Estación de Alicante con vistas a resolver la entrada de la alta velocidad en ambas ciudades.

El presidente aludió además al convenio de carreteras que suscribirán las dos Administraciones antes de final de año. No se conoce el contenido exacto ni el presupuesto del mismo pero el viernes se adelantó que el convenio despejaría la construcción de las grandes circunvalaciones metropolitanas, así como la conclusión de la autovía de La Plana y su conexión con la Autovía Central como un eje alternativo y gratuito a la autopista de pago AP-7, entre otras.

Camps acabó su comparecencia haciendo un llamamiento que parecía estar dirigido a la oposición, pero que alguno entendió incluso como un aviso a su propio partido, dividido a las puertas del congreso regional: "Escucho mucha divagación, cuando lo que se necesita en estos momentos es mucha concentración para tomar siempre las decisiones más acertadas".

El portavoz del PSPV-PSOE, Manuel Mata, respondió ayer a las declaraciones de Camps, al que acusó de "vivir de las rentas del trabajo de los socialistas". Éste citó el anuncio realizado por la ministra Álvarez de suscribir un convenio con la Generalitat para el desarrollo de carreteras, "en el que llevamos muchísimo tiempo trabajando". Mata afirmó que la ejecución del tren veloz Madrid-Valencia cuenta con un "compromiso muy serio del Gobierno central de que, sin poner en riesgo la huerta y sin presuponer lo que va a pasar con el soterramiento o no, haya un acortamiento de los tiempos importantísimo, que hubiera sido imposible con Francisco Álvarez Cascos".

En un tono más beligerante que el empleado poco antes por Camps, el portavoz del Grupo Popular en las Cortes Valencianas, Ricardo Costa, hizo hincapié en que el proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2005 "compensa las marginaciones del Gobierno central hacia la Comunidad Valenciana".

Las reacciones a las declaraciones del presidente llegaron ayer de los colectivos que llevan tiempo batallando para que el tren no se convierta en una gran muralla a su paso por las comarcas de L'Horta. Ayer, un portavoz de la plataforma ciudadana No a la Muralla del AVE mostraba su escepticismo con los compromisos adquiridos por el Ministerio de Fomento.

Este colectivo, que agrupa a asociaciones de toda L'Horta, subrayaba ayer que el tren de alta velocidad Madrid-Valencia, por Albacete, no puede calificarse de AVE, pues combina tramos nuevos de ancho internacional con otros convencionales que actualmente dan servicio a los Alaris. "Lo que se pactó en Madrid es una rebaja del tiempo de viaje, no la conclusión de la línea de alta velocidad", precisó uno de los representantes de la coordinadora.

La plataforma sostiene que, a pesar de los acuerdos alcanzados entre la Generalitat y el Ministerio de Fomento, todavía es posible el soterramiento del tren de alta velocidad a su paso por este núcleo metropolitana con más de 600.000 habitantes. "Estamos hablando del soterramiento de 13 de los 200 kilómetros de esta línea ferroviaria". A juicio de la organización, "sin necesidad de paralizar las obras es posible soterrar el tren en esta zona tan poblada". El dirigente cívico se refería a una breve declaración del presidente de la Generalitat el pasado viernes, en la que insinuaba que era posible adelantar otros tramos de la línea de alta velocidad.

Y por si hubiera alguna duda, el portavoz recordó que existen documentos del propio Ministerio de Fomento que hacen imposible que el AVE llegue al centro de la ciudad en 2007, coincidiendo con la celebración de la Copa del América. El último plazo conocido -Francisco Álvarez Cascos era todavía titular de Fomento- para la redacción del proyecto del nudo sur, por donde entra la alta velocidad, era a finales de 2003 de 42 meses, lo que, en la práctica, hacía imposible la llegada del tren en 2007.

Ni Fomento ni la Generalitat han despejado tras su reunión si esto sigue siendo así, de ahí que los dirigentes vecinales insistan en que todavía se está a tiempo de soterrar. Y así intentarán trasladárselo al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, el martes próximo. Ese día, Camps tiene previsto asistir a la inauguración de un centro de educación secundaria en el municipio de Alcàsser -uno de los más afectados por el impacto de la obra ferroviaria- y la coordinadora intentará entrevistarse con él para trasladarle sus reivindicaciones.

El consejero de Infraestructuras y Transportes de la Generalitat, José Ramón García Antón, ya anticipaba en una entrevista concedida a este diario el pasado mes de mayo que la salida sería un tren de alta velocidad que funcionara entre Madrid y Albacete por una línea de ancho ibérico y entre Albacete y Valencia con ancho AVE, reduciendo el tiempo de trayecto de 3.40 horas a 2.30. "¿Es que nos conformamos con eso?", se interrogaba el propio García Antón. "No, pero si en 2006 o 2007 tenemos la mitad de la línea hecha y puede estar funcionando con una hora menos de tiempo, pues estupendo".

Según apuntaba el consejero entonces, Renfe tiene máquinas que admiten el cambio de ancho de vía y que circulan a velocidades de 250/260 kilómetros por hora. Pero hay otros casos y son trenes de alta velocidad que se adaptan a los dos anchos. "No tendría sentido que si tengo hecha media línea de alta velocidad no la utilice, siempre que no retrase el proyecto definitivo y se atienda el AVE directo Madrid-Valencia por Cuenca", subrayaba el político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50