Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco 'ultras', detenidos por agredir a tres personas en un partido de fútbol

Los acusados intentaron atropellar a los policías que los arrestaron

La violencia en el deporte tuvo un nuevo exponente el pasado domingo en el partido de Segunda División B que enfrentó al Alcorcón con el Alcalá de Henares, en el estadio del conjunto alcorconero. Cinco rapados de ultraizquierda se dedicaron a apalear a los seguidores del equipo local. Llegaron incluso a hacer varios disparos con armas detonadoras e intentaron atropellar a los agentes de policía que cruzaron sus motos para detenerlos, según informó ayer la Delegación del Gobierno en Madrid.

Los altercados comenzaron al principio del partido, cuando los detenidos pegaron a un seguidor del Alcalá. Después se reprodujeron al final del encuentro, que acabó con victoria del Alcorcón 4 a 1. Entonces, los cinco rapados de ultraizquierda comenzaron a agredir a los seguidores del Alcorcón. Los policías que estaban en la zona acudieron al lugar donde se produjo la pelea, pero los supuestos autores ya habían llegado al aparcamiento del estadio y se habían montado en un Audi. Arrancaron. Los policías cogieron sus motos y siguieron al coche.

En un momento de la persecución, los agentes cruzaron sus motocicletas para que no pudieran escapar, pero éstos no dudaron en embestirlos para lograr su propósito. Uno de los policías perdió el conocimiento a causa del golpe. "Ante el peligro de atropello para el gran número de personas que deambulaba por el estacionamiento del polideportivo, por la temeraria conducción de los sospechosos, los agentes abandonaron las motos e iniciaron la persecución a la carrera", señaló ayer la Delegación del Gobierno en un comunicado oficial.

Cartuchos de fogueo

Los cinco jóvenes se percataron de que no podían huir del recinto deportivo en el vehículo, por lo que decidieron abandonar el coche. Un grupo de agentes locales participó también en la persecución. Los arrestados fueron: Ramiro J. C. S., de 23 años; Paul J. Z., de 19; David C., de 25; Gonzalo F. Z., de la misma edad, y Rubén N. B., de 26 años. Los agentes les acusan de desórdenes públicos, atentado contra un agente de la autoridad, lesiones y tenencia ilícita de armas prohibidas, entre otros delitos. Los policías les intervinieron cuatro cartuchos de fogueo, dos puños americanos, dos mosquetones de acero y una navaja.

Según consta en el informe policial, durante su intento de huida arrojaron por las ventanillas del coche un pulverizador de defensa personal, un destornillador, 10 barras metálicas de un metro de largo, tres palos de madera de la misma longitud y el cañón de una pistola. Durante los incidentes, tres personas resultaron heridas de carácter leve. Además, un autobús de los seguidores del Alcalá de Henares fue apedreado.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía señalaron que las investigaciones continúan abiertas, ya que se trata de determinar quiénes formaban el grupo que sufrió la agresión. En principio, las pesquisas apuntan a que se trata de jóvenes de ultraderecha, seguidores del Alcalá de Henares que acudieron a jalear a su equipo favorito.

Los cinco detenidos son vecinos de la capital y carecen de antecedentes, según fuentes

policiales. Éstas mismas fuentes señalaron que la próximidad del aniversario de la muerte de Francisco Franco motivará que estos grupos radicales estén más activos en las próximas semanas, en especial cuando se vaya acercando el 20 de noviembre.

Los grupos violentos de extrema izquierda suelen moverse, además de por Alcorcón y la zona sur en general, por Vallecas, el Rastro y en algunos núcleos determinados como la Dehesa de la Villa y el barrio del Pilar. Se caracterizan por calzar botas militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2004