Entrevista:IRENE PAPAS | Actriz y directora artística de La Nave

"La gente cree que el arte tiene que hacerse con poco dinero"

La actriz griega Irene Papas es la directora artística de la Fundación de la Ciudad de las Artes Escénicas de Sagunto. Bajo su mandato se han representado en la antigua nave de repuestos de la extinta siderurgia saguntina grandes producciones como Las troyanas o Las comedias bárbaras, que han sido objeto de polémica por su elevado coste de 2,4 millones de euros cada una, según cifras oficiales. La Celestina, actualmente en cartel, es el último de los montajes propuestos por ella. El estreno de esta obra ha motivado su presencia en Valencia. Ahora se abre un etapa de incertidumbre con respecto al papel que desempeñará la reputada actriz, que tiene un sustancioso contrato en vigor hasta 2007.

"No existe en toda Europa un lugar tan bello como la Nave de Sagunto"

Con la llegada al Gobierno de Francisco Camps, la marcha de Consuelo Ciscar de la secretaría autonómica de Cultura y el ajuste presupuestario debido al fuerte endeudamiento, la Generalitat le ha ido quitando protagonismo hasta suspender la representación de Las troyanas en Atenas, prevista para los pasados Juegos Olímpicos. Papas lamenta esta decisión, que ha tensado las relaciones, porque considera que era una gran oportunidad, "una magnífica promoción" para la Generalitat.

"Fue una decisión poco feliz", concluye la actriz, que se ha entrevistado con el secretario autonómico de Cultura, David Serra, para intentar encauzar su situación e impulsar un proyecto como el de Sagunto "que si se abandona, no se llegará a hacer". "No existe en toda Europa un lugar tan bello como La Nave de Sagunto. Con un sitio así los directores no saben qué hacer y están obligados a inventar. Pero hay que hacer también el resto del proyecto, no sólo La Nave: rehabilitar las casitas de la antigua gerencia; construir la escuela, la universidad del espectáculo".

Papas defiende la singularidad de la programación de La Nave, con ambiciosas producciones de grandes textos. ¿Y si ahora no hay dinero? La actriz reconoce que es un problema generalizado, pero insiste, con su vehemencia característica: "Se tiene que dar importancia a las cosas que deben tenerla. Cuando estás en guerra, compras aviones; en tiempos de paz, puedes dar dinero a estas cosas porque dan esperanza. Con un espectáculo magnífico, con textos magníficos, como el de La Celestina o de Eurípides, o el de Infinities, se da una esperanza a la gente de que no todo en el mundo va mal, que no va a morir. Si quieres hacerlo, hay dinero. La cultura es necesaria.Ahora vivimos en un momento de divertimiento. El texto se muere; tiene las de perder ante Las Vegas. Y el texto es una manera de sentirse vivo, de dialogar. Ahora todo es entretenimiento, no hay una cultura detrás, todo está americanizado. Y Grecia, mi país, es el que más de Europa".

Se ha criticado mucho, por ejemplo, el elevado coste de Las Troyanas. "Me han acusado de esto. Pero yo sólo propongo un texto, una obra. Ésta va al patronato, que la aprueba o no. Y después va a la producción, que dice cuánto dinero hay. Nunca firmo unos presupuestos. La gente cree que el arte es pobre, que tiene que hacerse con poco dinero o gratis. ¿Por qué el arte no ha de costar? Todo tiene un coste, claro: tienes que vivir, tienes que hacer viajes, gestiones. La cultura es necesaria como el comer o el respirar, por eso tiene que haber alimento. Para los antiguos griegos ser patrocinadores era un gran honor. Hay fórmulas. Se le puede decir a Bancaja, por ejemplo, que participe en los gastos. Los antiguos griegos ensayaban un año. Eran muy creativos y hacían grandes espectáculos con textos. Por eso creo que la gente necesita el arte. He visto que Las troyanas, que la gente pudo ver un mes, ha tenido éxito. También Las comedias bárbaras y las otras producciones. A la gente les gusta; a veces creo que es a los críticos a quienes no les gusta". Acaba invitando al periodista a asistir a todo el proceso de creación de una espectáculo para comprobar el trabajo que hay detrás y que se desconoce.

Papas dice que el cine ya no le interesa mucho. "La pantalla agranda y, claro, las arrugas salen muy grandes", apostilla, después de comentar que iniciará próximamente una gira teatral por Italia. Con respecto a Sagunto, la actriz tiene planes hasta el 2007. Le ha planteado al canadiense Robert Lepage, el prestigioso director de La Celestina, que dirija una adaptación de El Quijote, con motivo de la celebración del cuarto centenario de su publicación. También insiste en que se debería hacer en 2007, coincidiendo con la Copa del América, una gran adaptación teatral de 100 años de soledad, tras conseguir los derechos de la obra de Gabriel García Marquéz. Le ofreció la dirección a Almodóvar, pero éste respondió que tenía compromisos. Entremedias, dice que se debería reponer Las comedias bárbaras, dirigida por Bigas Luna, que se encargaría de realizar una adaptación de Tirant Lo Blanch. Pero de momento, todo está por concretar.

Sobre la firma

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción