Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Darío Urzay anula la explotación de la camiseta europea del Athletic

El pintor Darío Urzay declaró ayer suspendida la cesión de los derechos de la camiseta que diseñó para la andadura europea del Athletic, lo que supone suspender los derechos de explotación de la indumentaria, una vez que la nueva directiva presidida por Fernando Lamikiz renunció a su utilización en los partidos que disputó frente al Trabzonspor. Así lo anunció ayer el artista vasco, notablemente dolido con el ninguneo de la nueva directiva -"en el último mes ningún miembro de la Junta se ha dirigido a mí", afirmó.

Urzay recordó que su iniciativa no fue fruto de ningún encargo del club, sino una voluntad personal meditada durante dos años y medio a la espera de que el club bilbaíno se clasificara para alguna competición europea; que en su contrato sólo se reservaba el 12% de los ingresos por facturación, "es decir incluidos los descuentos que se hagan en la venta", remarcó, antes de recordar que, según estimaciones no oficiales, entre ventas y reservas se han podido adjudicar "unas 4.400 camisetas". "Que no tenía ningún ánimo económico se refleja en el porcentaje recibido, muy inferior al que se utiliza en el mundo del arte, y en el hecho de que una vez suspendida la venta los ingresos que haya obtenido los cederé a una organización de carácter social", apuntó.

Urzay quiso salir al paso de las decisiones tomadas sin contar con su opinión y fue especialmente crítico con la actitud de la UEFA, que en su página web calificó su obra como Ketchup shirt (Camiseta ketchup), después que el Athletic la sustituyera por la camiseta tradicional. En ese sentido argumentó que utilizará los canales adecuados para resarcir el daño moral recibido como autor.

Urzay concluyó su conferencia de prensa entregando al Museo Artium de Vitoria un juego de camisetas, que había sido solicitado al club y cuyo requerimiento no había sido atendido por la directiva presidida por Lamikiz. Laura Fernández, subdirectora del área museística, lo recogió reconociendo que se trataba de una obra artística considerada por dicho museo como "un privilegio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2004