Condenados a 36 y 24 años de prisión por violar a dos chicas

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 36 y 24 años de prisión a Dimitar I. K., un ucranio de 36 años de edad, y a Carlos Luis M. M., madrileño de 28 años, por violar, en días distintos y con ayuda de una tercera persona, a dos chicas extranjeras en la habitación de un hotel de Guadarrama.

Una sentencia de la Audiencia madrileña considera a Dimitar autor de tres delitos de violación y de una falta de lesiones, mientras que atribuye a Carlos dos delitos de violación. Los dos encausados deberán indemnizar conjuntamente a una de las víctimas, Stanka L., con 9.000 euros por los daños morales y físicos causados. Además, Dimitar I. K. tendrá que abonar a la otra chica, llamada Olha, 12.900 euros por el mismo concepto.

Según narra la sentencia, en la madrugada del 24 de marzo de 2002 los dos procesados y una tercera persona de nacionalidad búlgara se reunieron en la discoteca Opium, situada en la calle de Goya de la capital. Allí estuvieron tomando copas con Stanka L. hasta que todos ellos decidieron ir a otro lugar.

Entonces, Carlos Luis M. M. les llevó en coche hasta el hotel Piquio, situado en el paseo del Rey de Guadarrama, donde Carlos era conocido por los empleados por ser cliente habitual. Tras reservar una habitación, los tres hombres y la mujer subieron y se instalaron en ella.

En la habitación la mujer se negó a mantener relaciones sexuales con Stanka, pero éste la obligó a desnudarse y la violó. Posteriormente, los otros dos hombres también la violaron, hasta que el día 25 de marzo regresaron todos a Madrid.

Días más tarde, el 12 de abril, los dos condenados quedaron con la otra víctima para tomar unas copas en un bar de la capital. Al igual que la primera vez, los dos hombres llevaron a la chica hasta el hotel de Guadarrama. Allí Dimitar le dio un puñetazo a la mujer, la cogió por los pelos, la violó y la obligó a hacer actos actos vejatorios. También instó a Carlos para que la agrediera, y posteriormente Dimitar la volvió a obligar a efectuar actos vejatorios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS