Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas pide en un mitin en Vícar una "rebelión democrática" contra el PSOE "por tanta injusticia"

El presidente del PP apoya a Amat y dice que la crisis en Almería tiene "fecha de caducidad"

El presidente del PP, Javier Arenas, volvió ayer a Almería para intentar apaciguar la crisis que su formación vive en esta provincia. "Las cosas, si las ve un optimista, van mejor y, si las ve un pesimista, van menos mal de lo que iban", dijo Arenas, quien añadió que la crisis interna del partido tiene "fecha de caducidad" y se resolverá en "las próximas semanas". En un mitin que ofreció en Vícar ante unas 500 personas, el presidente del PP andaluz pidió a la ciudadanía que se rebele "democráticamente" contra el PSOE "ante tanta injusticia".

Arenas criticó durante el mitin de Vícar a los socialistas por los presupuestos destinados para Almería y afirmó que nunca había visto una victoria "peor pagada". Los populares preguntarán a Manuel Chaves en el Parlamento los motivos del "castigo presupuestario".

El presidente de los populares se preguntó ante su auditorio: "¿Qué le han hecho los almerienses al PSOE y al Gobierno de Rodríguez Zapatero para que entremos en la etapa negra que habíamos superado en los últimos ocho años?".

Arenas lamentó que una provincia "con tanto esfuerzo privado y familiar" esté, a su juicio, en los lugares más bajos de los Presupuestos del Estado. "Almería se sitúa muy por debajo de la media nacional en la inversión de euros por habitantes. Algo incomprensible", afirmó.

Sobre la crisis interna de su partido en Almería, el presidente del PP volvió a defender el liderazgo del presidente provincial, Gabriel Amat, frente al sector crítico, abanderado por el alcalde de El Ejido, Juan Enciso, y el presidente de la Diputación, José Añez.

La profunda fractura del PP almeriense ha multiplicado las visitas de Arenas a Almería en las últimas semanas para intentar recomponer la situación. Una crisis que el PP regional siempre ha visto con honda preocupación y que, por momentos, dio por imposible. La colisión fue tal que el PP asumió la posibilidad de perder la Diputación de Almería, la única que gobierna en Andalucía, aunque ahora ve un resquicio para que la organización se pacifique.

"Para mí el único sector integrador

[en referencia a la autodenominación del sector crítico almeriense] es el que lidera el presidente provincial del PP, Gabriel Amat, que tiene la pretensión de integrar a todo el partido", dijo Arenas. "Si tenemos que resolver el problema, lo resolveremos ahora con todas las consecuencias", añadió el presidente del PP.

Arenas aseguró que no quiere "un problema en Almería cada tres meses o cada seis meses" y que la crisis de "ahora" hay que "resolverla bien". En este sentido, aseguró que el problema tiene "fecha de caducidad" y "si hay voluntad para resolver el problema, se va a resolver en las próximas semanas". La solución pasa, según Arenas, por que Añez siga como presidente de la Diputación y que "todos los diputados estén integrados en los equipos de trabajo al mismo nivel". Además, dijo es necesario que el partido respete el trabajo de la Diputación y que ésta haga lo mismo con el partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2004