FÚTBOL | Primera jornada de la Liga de Campeones

Zidane y su gol más recordado

La de hoy será una noche de reencuentros emotivos. El del Madrid con el Bayer, compañeros de la final de 2002, tendrá el aroma de vieja disputa y resuelta. El de Zidane con Butt, el portero del Bayer, será como el que mantenga el verdugo con su víctima en el más.

Hace dos años Zinedine Zidane coronó al Madrid con el gol de volea más perfecto que se hizo nunca en una gran final, y probablemente el más perfecto que se hizo nunca. La jugada discurrió por la banda izquierda del Madrid. Solari pasó para Roberto Carlos y el brasileño llegó a la línea de fondo echando el último aliento. Se giró, y haciendo un escorzo, colgó el balón sobre el área del Bayer. La pelota cayó llovida, exactamente como no le gusta que caigan los centros a los rematadores. Zidane no pareció ver que aquella pelota en una trayectoria laxa fuera una causa perdida. Miró el balón como si llegase la Virgen, se perfiló apoyado sobre su pierna derecha y le pegó con la menos hábil, la zurda. "Yo siempre golpeo más fuerte con la zurda" explicó el francés; "pero ese gesto no se piensa, surgió de la nada".

"Son cosas que pasan" dijo Zidane, sobre su espectacular gol. "Y a veces pasan una vez en la vida. En ese partido yo estaba predispuesto. Hay momentos en que me doy cuenta de que puedo resolver situaciones. Son días en que me siento capaz de todo. Aquel fue uno de esos momentos. Antes del partido sentía que haría algo importante".

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS