Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:XIII BIENAL DE FLAMENCO

Collantes de Terán, el debú a los 77 años

Tiene nombre de caballero andante, de esos que trastornaron el entendimiento de Don Quijote. Es Collantes de Terán, un cantaor caracolero de 77 años que debuta en esta edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla.

El artista es además el mayor de cuantos intervendrán en los 125 espectáculos del festival, seguido de cerca por Chano Lobato -que algunas veces dice que tiene 75 y otras, 76- y por Chocolate, que es un año menor que el gaditano guasón.

Lejos de amedrentarse, Collantes de Terán está dispuesto para que ésta sea la primera, pero no la última y asegura que voz no le falta. El debutante participa en De la galera al arco, que pudo verse el día 5 y se representará hoy otra vez, en el teatro Lope de Vega. Collantes de Terán canta junto a Pansequito, a quien rinde homenaje con esta producción, y a Aurora Vargas.

"Yo no le he pasado el brazo por encima a ninguno para que me llame, ni se lo he pedido a nadie. Hace unos meses me llamaron de Jondo -una productora de flamenco- y me pusieron un contrato por delante", dice orgulloso este hombre que durante toda su vida ha sido administrativo en el Ayuntamiento de Dos Hermanas y a quien la jubilación le ha dado todo el tiempo del mundo para el flamenco.

Este cantaor de Dos Hermanas (Sevilla) se llama José Collantes de Terán y Legallois de Grimarest. En su familia, de ascendencia francesa y aristocrática por línea materna, nadie se explicaba de dónde le venía al niño tanto amor por el flamenco.

"Aprendí oyendo la radio con 10 años y cantaba cuando mi padre me llevaba a la calderetas que hacía con sus amigos", dice.

Aunque ha sido siempre un aficionado, ha cantado en peñas de toda Andalucía y en 1974 ganó el concurso de bulerías de Jerez. "Todavía no me han perdonado que en la tierra de la bulería, un payo se llevara el premio. Eso cayó muy mal allí", recuerda.

"Tenían que haber contado conmigo antes porque los cantes de Manolo Caracol, modestia aparte, no son fáciles. Sólo resultan cuando el eco del que lo canta es parecido al suyo", dice el cantaor.

Collantes de Terán conoció a su ídolo. Lo oyó cantar varias veces, en los espectáculos que tenía junto a Lola Flores en la década de los sesenta. "Actuaban en el teatro San Fernando de Sevilla y yo me quedaba a las dos funciones del día. Cuando lo conocí, me hizo cantar y me dijo: Sentrañas mías sigue por ahí, y no te desvíes", afirma orgulloso.

"Actualmente se están olvidando muchos cantes. Los artistas están renovándose para ganar dinero, porque los aficionados a la pureza del flamenco ya se han muerto casi todos y a la juventud le gustan otras cosas", asegura.

"El otro día, cuando actué por primera vez en la Bienal sentí una gran responsabilidad. El teatro estaba repleto y muchos habían ido a escucharme a mí. Tuve la suerte de que al público le gustó", concluye el cantaor novato con nombre de caballero andante.

Agenda para hoy

- De la galera al arco. Las voces de Aurora Vargas y Collantes de Terán se unen a la de Pansequito, que celebra 40 años en los escenarios.

Teatro Lope de Vega, 21.00. Precio: 9 a 24 euros.

- Son de peñas. La federación de peñas recrea su ambiente con Curro de Utrera, Luis Heredia El Polaco y Pies Plomo.

Hotel Triana, 24.00. Precio: 18 euros.

- Noches de amor. La compañía de Antonio Andrade ofrece este montaje dentro del ciclo de salas alternativas.

Días 11 y 12. Sala La Fundición, 21.00. Precio: 10 euros.

- Jesús Heredia. El cantaor actúa en el ciclo de las peñas.

Peña Amigos de Manuel Mairena, 13.30. Entrada gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 2004

Más información