Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación pretende aumentar la flexibilidad de la parte optativa de las carreras

El ministerio de Educación y Ciencia pretende aumentar la flexibilidad de la parte optativa de las licenciaturas universitarias según el borrador del Decreto de Grado para lograr la convergencia en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) que los responsables del Ministerio han enviado a los rectores de los centros de educación superior españoles.

El presidente de la CRUE, Juan Antonio Vázquez, que participa en el encuentro "Las universidades españolas en la sociedad del conocimiento: hacia un pacto de Estado" en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), adelantó que este borrador incluye iniciativas como la posibilidad de que las licenciaturas tengan "entre 180 y 240 créditos, mientras que en las propuestas anteriores sólo podían ser 180 ó 240".

"Va a poder haber licenciaturas de sólo tres años, pero eso también era posible con las propuestas anteriores, la diferencia es que ahora pueden ser de tres años y medio, por ejemplo", explicó. En este sentido, afirmó que, "hasta ahora", los rectores que forman parte de la CRUE "han aceptado bien todo lo que sea flexibilidad", aunque admitió que todavía no se han reunido para comentar el contenido del borrador.

Sin embargo, aseguró que a pesar de estos cambios técnicos en las carreras, "las modificaciones más complejas y decisivas son las reformas pedagógicas". Estos cambios en la forma de enseñar y aprender se centrarán básicamente, según Vázquez, en "una atención más personalizada", y en un cambio en el modelo de "clases magistrales, pasando a un tipo más participativo".

Ante esta reforma, el presidente de la CRUE aseguró que la conferencia tiene dos objetivos principales, por un lado "lograr los recursos necesarios para implantar estas modificaciones", y, por otro lado, "ilusionar a los que tienen que llevar a cabo estos cambios, porque si no los ilusionamos, no lo conseguiremos".

Vázquez declaró que le parece "una idea positiva" que el Gobierno pretenda potenciar la actividad investigadora en la universidad, según anunció el secretario general de Política Científica y Tecnológica, Salvador Barberá, esta semana en la UIMP, en las que propone un aumento de la plantilla para que los profesores "que tengan una carrera más destacada puedan dedicar más tiempo a la investigación".

"Creo que las funciones del profesorado son cada vez más amplias y más complejas, creo que sería bueno que algunos se dedicaran a unas tareas y otros a otras", dijo.

Sin embargo, admitió que es necesario que se dote a esta propuesta de los recursos necesarios, para que no ocurra, por ejemplo, lo que le ha pasado al programa Ramón y Cajal, "que es estupendo en su concepción", pero que tienen dificultades para desarrollarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 2004