Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERNET

Los seis años de la historia del basurero nacional

Los primeros datos sobre spam en España se remontan a 1998. RedIRIS crea la lista de correo ACE-L, llamada después MAIL-ES, para discutir el tema. El gran problema era la desidia de la mayoría de proveedores: tenían sus servidores de correo abiertos al exterior y eran usados para lanzar basura.

La moda de dar cuentas gratuitas aumentó el spam y su impunidad. Primer anuncio de Viagra en castellano. Se envía desde Jet Internet. Entonces, la ratio de correo basura en castellano era más alta que ahora. Los spammers anunciaban sus servicios en mensajes masivos, sin esconder su teléfono y dirección postal. La empresa AWS es la primera multada en España por hacer spam. La Agencia de Protección de Datos le impuso una sanción de 10 millones de pesetas.

1999

Algunos proveedores siguen vendiendo cuentas a spammers. Los nuevos ISP con direcciones gratuitas, como Wanadoo o Uni2, traían consigo más basura. Aparecían también los primeros programas para envío de correo masivo y nuevos trucos para certificar que un spam había sido leído.

2000

Una empresa murciana anuncia un programa que recolecta direcciones de correo a razón de 25.000 la hora. Se populariza la coletilla al final de los mensajes basura: "Este e-mail no puede ser considerado spam porque incluye el procedimiento para ser removido".

2001

Empieza a circular por España el timo del nigeriano.

2002

Entra en vigor la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), que prohíbe el correo comercial no solicitado. Pero, donde la ley dice que sólo se puede enviar correo a quien lo consienta, varias compañías interpretan que "Si no desea seguir recibiendo nuestras ofertas sólo tiene que enviarnos un e-mail. Si no lo hace, entendemos que consiente expresamente a seguir recibiendo nuestra publicidad".

2003

El poder disuasorio de la LSSI y los filtros en los proveedores reducen el bombardeo que viene de España. Se modifica el artículo 21 de la LSSI, para adaptarlo a la directiva europea: las empresas podrán enviar correo no solicitado "cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa".

2004

El correo basura español inicia su segunda juventud. Alguien vende desde Barcelona "20.000 e-mails de empresas españolas, verificadas y actualizadas, por sólo 25 euros y regalo de 10.000 de empresas latinoamericanas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 2004