Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año agrícola concluye hoy con un régimen de normalidad pluviométrica y con reservas hídricas

La sequía se ha ausentado este verano. Las abundantes reservas hídricas en la cabecera del Tajo, el agua acumulada en los pantanos y un reparto continuado de los recursos procedentes del trasvase han evitado que los agricultores hablaran de "la pertinaz sequía". "Estamos regando, la Confederación reparte mejor el agua y es cierto que no nos preocupa la sequía", dijo Ernest Blasco, de la Unió de Llauradors en Alicante, quien reconoce que el principal problema del campo son "los bajos precios de las hortalizas, eso más que el agua".

El año agrícola, que concluye hoy, se puede considerar, por primera vez en mucho tiempo, de un ejercicio de "normalidad pluviométrica". Según un informe elaborado por los profesores Jorge Olcina y César Azorín, del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, las precipitaciones recogidas en la provincia de Alicante durante el período de 2003 y 2004 han manifestado diferencias entre las comarcas septentrionales (Alcoià-Comtat, Marina Alta y Marina Baixa, Alto Vinalopó) y el resto de comarcas del centro y sur provincial (Medio y Bajo Vinalopó, L'Alacantí). En las primeras el año agrícola ha sido de "superávit", sobre todo por las abundantes lluvias caídas en la primavera. Sin embargo, en las comarcas del sur hubo un "déficit", ya que las abundantes lluvias recogidas durante la primavera "no ha podido saldar el déficit acumulado desde el otoño de 2003", explicó Olcina. En términos generales, en la provincia de Alicante el ejercicio que concluye es de "normalidad pluviométrica, aunque teniendo presente las diferencias entre el norte y el sur". Las comarcas más meridionales han tenido un déficit de lluvias entre el 20% y 25% y en el norte un superávit entre el 20% y 40% . La media recogida en Alicante capital fue de 280 litros por metro cuadrado durante todo el año, cuando la media se sitúa en 357. Por el contrario, en Villena se recogieron 386 litros por metro cuadrado, cifra superior a la media registrada entre 1961 y 1990 que fue de 323 litros.

Las reservas hídricas en los embalses de la Confederación Hidrográfica del Júcar disminuyeron la semana pasada en 35,39 hectómetros cúbicos, con lo que las reservas de agua se sitúan en el 35,67% de su capacidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004