Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps abre el curso político con un varapalo a Pla y los socialistas

Los cambios en el Consell se tratarán en el debate de política general

El presidente de la Generalitat abrió el curso político ayer con una violenta ofensiva contra la oposición socialista. Francisco Camps, desde Torrevieja, arremetió contra Joan Ignasi Pla, secretario general del PSPV, por su "patética" valoración de la remodelación del Consell y situó a los socialistas valencianos "en su peor momento". Sin embargo, relegó al debate de política general, que abre el periodo de sesiones ordinario en las Cortes Valencianas en quince días, su comparecencia para explicar los cambios en el Consell.

Camps acudió a Torrevieja para reunirse con el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, con quien comparte una numantina defensa del trasvase de aguas del Ebro. Pero aprovechó una comparecencia ante los periodistas para lanzar un severo varapalo a los socialistas valencianos. El presidente de la Generalitat, que ha afrontado un crudo enfrentamiento en el seno de su partido desde que Eduardo Zaplana renunció a la presidencia regional en abril pasado, aseguró que le gustaría tener enfrente una oposición fuerte, coherente y con sentido común. Camps arremetió contra el secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, por su pérdida de discurso y aseguró que los socialistas valencianos están "desesperados y en su peor momento". Frente a la "ilusión, nuevo impulso y ambición" derivadas, según el presidente, de la remodelación del Consell, "el PSPV está sumido en una profunda depresión y se ha quedado fuera del tablero político".

A pesar de su posición de fuerza, Camps dejó claro que no piensa acudir a las Cortes para explicar la remodelación del Consell, como reclaman los socialistas y Esquerra Unida. El presidente esperará al debate de política general, previsto dentro de quince días, para someterse a la oposición. En tono desafiante, Camps afirmó que prefiere dejar al PSPV "tiempo suficiente para que digan algo medianamente coherente y puedan presentar argumentos".Camps, cuyo primer año al frente de la Generalitat ha estado mediatizado por la convocatoria de las elecciones generales que el PP perdió el pasado marzo, primero, y por la batalla interna desatada inmediatamente después por el control de la organización regional del partido, después, parece haber cobrado alas a raíz de la acogida que ha tenido en el seno del PP la remodelación del Consell. El espaldarazo de Mariano Rajoy, el sábado por la mañana, y la conciliadora declaración de Eduardo Zaplana, el sábado por la noche, avalan el entusiasmo con el que arremetió contra los socialistas desde Torrevieja.

El presidente de la Generalitat se permitió retar a los valencianos a que recordaran alguna idea de futuro, alguna propuesta, algún proyecto que hubiera surgido del congreso que los socialistas celebraron en julio. "No hay ni un valenciano, ni tan siquiera un militante socialista, que recuerde alguna propuesta, ya que el PSPV no tiene ideas, ni ilusión ni proyecto, y se ha convertido en una simple correa de transmisión de lo que dicen otros socialistas en España", dijo. Más aún, Camps afirmó que el PSPV se encuentra "en el peor momento de la historia de la democracia, en una situación dramática y crítica".

Camps evitó comentar los cambios en el Consell tanto como la crisis y tensión reciente en el seno del PP. Y logró, por primera vez desde que accedió a la presidencia de la Generalitat, que Serafín Castellano, portavoz en las Cortes, se sumara a la ofensiva política de inicio de curso en un intento por recuperar la iniciativa y paliar las cicatrices derivadas del más grave enfrentamiento registrado en el PP de la Comunidad Valenciana desde hace una década.

Castellano, a través de un comunicado, aseguró que el PP concederá prioridad a los debates sobre las reformas del Estatuto de Autonomía y del Reglamento de las Cortes, dos cuestiones recurrentes que nunca han llegado prosperar en las últimas legislaturas. Castellano sugirió que la incorporación al Estatuto de instituciones autonómicas como la Acadèmia Valenciana de la Llengua o el Consejo Jurídico Consultivo y menciones expresas a "las señas de identidad y peculiaridades del derecho foral valenciano" constituyen algunas de los ejes de la reforma desde el punto de vista del PP, aunque expresó su disposición a abordar desde el "diálogo" cualquier propuesta respetuosa con la Constitución.

El intercambio de carteras entre los miembros del Consell y la toma de posesión de los tres nuevos miembros del equipo que preside Camps redondeó la imagen agresiva que quiso transmitir ayer el PP valenciano en el inicio del curso político para superar meses de susceptibilidades internas.

Víctor Campos asumió la única vicepresidencia del Consell con un discurso muy medido en torno al impulso político que pretende imprimir Camps a su equipo. Fue Alejandro Font de Mora, que cedía la cartera de consejero de Presidencia, quien subrayó al trascendencia del cargo de coordinador del Consell "en un momento en que la España de las Autonomías vive una auténtica consolidación en los aspectos de descentralización de la gestión".

Miguel Peralta ocupó el despacho de Administración Pública con buenas palabras hacia el servicio a los ayuntamientos y la modernización de la Justicia.

Justo Nieto destacó la "sinergia" que entrañan las tres vertientes del nuevo departamento de Empresa, Ciencia y Universidad como "elementos de progreso inexcusables". También subrayó su intención de firmar, "lo antes posible", el plan de financiación de las universidades que negoció como rector de la Universidad Politécnica y que se cerró el pasado julio.

Esteban González Pons le pasó el testigo a Alejandro Font de Mora como consejero de Cultura, Educación y Deporte. González Pons afirmó ante los funcionarios y cargos congregados: "No me quería ir de aquí". Luego matizó que el contenido de sus palabras no era político sino protocolario. Font de Mora señaló que el diálogo y la defensa de la enseñanza pública serán los ejes de su gestión, recordó su experiencia como profesor universitario y sugirió que confía en el equipo que deja su antecesor. Font de Mora acabó recitando un poema que compuso cuando era un "joven poeta en los estertores del franquismo".

Juan Cotino asumió Agricultura con la promesa de trabajar junto a "la gente del sector, que trabaja de sol a sol, y, a veces, a luna" y el anuncio de la convocatoria de una reunión, hoy, con representantes agrarios para preparar su encuentro, mañana, con la ministra del ramo.

Milagrosa Martínez, por último, ocupó el nuevo departamento de Turismo con el compromiso de elevar el peso del sector en la economía valenciana a "niveles inesperados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004