Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Mercedes Vecino, la actriz que dio el primer beso en una película del cine español

El cine español perdió ayer a la actriz Mercedes Vecino, recordada como la mujer que dio el primer beso en la gran pantalla. Vecino besó al actor Armando Calvo en El pobre rico, un beso que marcó a toda una generación. El cinéfilo y especialista en la historia del cine en Alicante, Paco Huesca, la recordaba ayer como "la primera vampiresa". Mercedes Vecino murió a los 88 años en la noche del viernes, en un hospital de Alicante, donde hoy será incinerada, según informó a la agencia Efe su hija Mar Vaquero.

La actriz, que en 1958 encarnó a Isabel II en la película ¿Dónde vas Alfonso XII?, de Luis César Amadori -junto con Paquita Rico y Vicente Parra-, había trasladado hace años su residencia a Alicante, porque esta ciudad goza de un clima más saludable. En la década de los años cincuenta adquirió un chalé en la zona residencial de La Zenia, en la playa de Muchavista. Allí, según recuerda Paco Huesca compartiría los veranos con Carmen Sevilla, Jorge Mistral y Antoñita Moreno, entre otros artistas y amigos.

Según explicaron sus familiares el pasado miércoles se sintió mal y fue ingresada en el hospital de San Juan de Alicante, donde falleció la noche del viernes. Su cadáver fue velado por sus hijos y su marido Pepe Vaquero, conocido representante de artistas famosas como Lola Flores o Carmen Sevilla. Mercedes Vecino (Melilla, 1916), hija de militar, primero se casó con el actor José Jaspe, y luego con Pepe Vaquero. Siempre estuvo vinculada a Alicante y a Barcelona, donde desarrolló su carrera profesional.

Durante los años cincuenta destacó como gran figura del cine y fue muy conocida por su gran belleza y su cabellera rubia platino. Durante esa década fue reconocida por la crítica y por el público debido a sus trabajos en melodramas realizados por José Luis Sáenz de Heredia, Eusebio Fernández Ardavín y Rafael Gil en cintas como El escándalo, El abanderado y Lecciones de buen amor.

Su belleza marcó su vida desde muy joven. Ya en los años treinta, fue elegida Miss Barcelona y poco después debutó como corista en diversos espectáculos. Sus orígenes fueron el mundo de la revista. Durante la posguerra siguió viviendo en Barcelona y fue cantante en la compañía de zarzuela de Pedro Terol y Marcos Redondo, llegando a segunda vedette en la compa-ñía de revistas de Celia Gámez.

El salto a la gran pantalla lo dio en 1941. Por entonces fue cuando debutó como actriz de cine en un pequeño papel en la película de El sobre lacrado, de Francisco Gargallo, y no tardó en ser protagonista de algunas comedias dirigidas por Ignacio F. Iquino para el productor Aurelio Campa como son Los ladrones somos gente honrada (1942); El pobre rico, donde la actriz desaparecida dio el famoso primer beso al actor Armando Calvo; La culpa del otro y Boda accidentada. En 1943 trabajó en otras películas como Un enredo de familia y en 1944 en Paraíso sin Eva, de Sabino A. Micón; en El rey de las finanzas, de Ramón Torrado, y en El testamento del virrey, de Ladislao Vajda. Desde mediados de los años cuarenta se dedicó por completo al teatro hasta que volvió al cine para encarnar a Isabel II en la película de amor ¿Dónde vas Alfonso XII?, uno de los grandes éxitos de taquilla del cine español de la época. Luego seguirían títulos como Mara, de Miguel Herrero, o Cariño mío (1961), producción franco-alemana que hace sólo unos meses proyectó el espacio de TVE Cine de barrio en cuyo plató estuvo presente la actriz recordando algunas anécdotas de su rodaje. En este mismo mes de julio pasado las cámaras de televisión acudieron a Alicante para que pudiera participar en ese programa, que emitió El escándalo, la película más halagada por la crítica y el público. Las cámaras se desplazaron a Alicante, pues "ya andaba algo fastidiada, con diversos achaques", según recordó un portavoz de la familia.

En los años sesenta, Mercedes Vecino rodó papeles secundarios en películas como La verbena de la Paloma, Currito de la Cruz, Es mi hombre, o también en ¿Qué hacemos con los hijos?, de Pedro Lazaga, y en Pepa Doncel, de Luis Lucia.

"Lo último que hizo fue con Lina Morgan en Hostal Royal Manzanares. Era superbuena persona, amiga de sus amigos, enormemente estable y equilibrada. Será difícil hacerse idea de que se ha ido", declaró ayer su hija sin poder contener las lágrimas. Paco Huesca, que la conocía personalmente, dijo que fue "una artista como las de la época: muy trabajadora. Gente que no vivía del cuento ni de las exclusivas, ni de la televisión. Algún día el cine español tendrá que reconocer su aportación".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de agosto de 2004