El Ballet de Biarritz estrena el montaje 'La sangre de las estrellas'

Le Temps D'Aimer programa danza de todos los estilos

Thierry Malandain no cree que la danza tenga la capacidad de alterar el orden de las cosas. Por ello se limita a hacer poesía con el movimiento, incluso cuando habla de asuntos tan comprometidos como la ecología. La prueba está en su coreografía, La sangre de las estrellas, que estrenará el 4 de septiembre el Ballet de Biarritz en la jornada inaugural de Le Temps D'Aimer. El festival se abre a todos los tipos de danza con una quincena de espectáculos, exposiciones, talleres y verbenas en la calle.

"La sangre de las estrellas es un clásico actual", explica Malandain, director del Ballet de Biarritz y responsable artístico de este festival, formado en la danza clásica. Sobre el escenario, 16 artistas bailan a Mahler, Strauss, Minkus y Waldteufel para narrar una historia a medio camino entre la mitología, La metamorfosis de Ovidio y las consecuencias de la contaminación, sin mayores pretensiones sociales. "No es un manifiesto político. Es más bien un acto poético", confirma el coreógrafo. Y se explica: "La ecología es un tema que me preocupa, pero pienso que puede tratarse más fácil desde la literatura o el cine o fusionando baile con vídeo. Pero mi danza privilegia al movimiento".

El Ballet de Biarritz estrenará esta pieza en la Gare du Midi, uno de los escenarios principales de esta muestra de tradición clásica que Thierry Malandain se ha empeñado en renovar. "La danza es hoy muy diversa en todas sus proposiciones", apunta, "y este festival quiere dar testimonio de esa pluralidad".

Entre el 4 y el 18 de septiembre próximos podrán verse, entre otros, espectáculos de ballet clásico, de la mano de compañías como el English National Ballet (17 y 18), piezas de danza contemporánea con el Ballet de Lorraine (15), montajes hip-hop con la Compañía Hors Série (14), la danza africana del conjunto Georges Momboye, el montaje de flamenco y jazz ideado por La Baraque (8), el movimiento japonés de Ariadone, compañía de Carlotta Ikeda,...

Todo, con un único propósito: "Crear momentos de placer con una danza de calidad e invitar al público a que participe", destacó el presidente de Biarritz Culture, Jacques Abeberry. De hecho, el festival ha organizado verbenas de bailes populares, danza del Renacimiento y movimiento kitch y ha organizado proyecciones de vídeos artísticos, cursos impartidos por los profesionales que figuran en el cartel, y exposiciones. La Gare du Midi acogerá en concreto dos muestras, una fotográfica, Inmersión en la danza, obra de los reporteros Olivier Houeix y José Usoz, y otra pictórica, Ventana abierta a un arte singular, de Laura Leibovici y de Gilles Kergrohen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de agosto de 2004.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50