Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Verano 2004

Clases de idiomas gratis en la costa

El litoral malagueño alberga medios de comunicación en inglés, alemán y francés

La Costa del Sol se ha convertido en un buen lugar para aprender idiomas. Quienes estén interesados en perfeccionar su inglés, francés o alemán, pueden adquirir vocabulario leyendo periódicos locales o hacer oído escuchando una programación radiofónica políglota. Resulta más divertido de lo que parece. Casi nunca incluyen informaciones especialmente densas, y en la mayoría de las ocasiones es gratis.

En quioscos, supermercados y clubes de deporte se pueden encontrar publicaciones de buena calidad acompañadas, eso sí, de una buena ración de publicidad. Sus lectores, casi todos foráneos, valoran que la información sea práctica y entretenida. "La política no interesa mucho, a no ser que se trate de elecciones municipales", comenta Liz Parry, redactora jefe del periódico gratuito Sur en inglés. "Importan más las informaciones de los pueblos de la costa o los eventos culturales", añade. Después de 20 años en la calle -son pioneros en el idioma anglosajón junto a la desaparecida revista Lookout- el perfil de sus lectores ha cambiado. "Al principio eran sobre todo jubilados, pero cada año hay más familias jóvenes que se instalan y encuentran un trabajo en la costa". Pensando en quienes no se acaban de hacer con el español y tienen dificultades para leer en inglés, acaban de lanzar una edición en alemán (1 euro).

Agencias inmobiliarias como Viva Estates incluyen en sus catálogos de ventas reportajes sobre decoración o motor. Los convierten así, en una revista de lujo dirigida a posibles compradores de habla inglesa. "Fue una idea del departamento de marketing", cuenta una portavoz de Viva Estates. El catálogo-revista, de nombre Hot Properties, se distribuye desde hace tres años y tiene una tirada de 22.500 ejemplares.

"Las publicaciones son gratis porque saldría mucho más caro pagar un departamento que controlara la distribución y se encargara de devolver los ejemplares que no se han vendido", explica Jesper Sander, redactor de la revista escandinava Solkysten. Sus páginas recogen cada mes curiosidades, cómo la existencia de una fábrica que ahuma salmón noruego en Málaga, o la vida de una familia escandinava en una cueva en Guadix (Granada). "No vamos a la guerra de Irak", bromea, "aunque sí incluimos análisis de la política nacional, economía y una sección de golf". Al igual que Hot properties, Solkysten es gratuita. Está dirigida al residente escandinavo -según sus estimaciones hay 50.000 familias que poseen una vivienda en la Costa- y a quien posea una segunda vivienda y no se quiera desconectar de la vida en Málaga. Se publica desde 1981 y su tirada es de 12.500 ejemplares.

Las informaciones costasole-ñas, impulsadas por el deseo de conocer la cultura española, han dado el salto a los países de origen. "En muy poco tiempo han abierto en Inglaterra hasta cinco publicaciones sobre la forma de vida en España", cuenta sorprendida Dee McMath, periodista escocesa que colabora con Hot Properties y elabora reportajes para Prestige, una revista de lujo que se edita en inglés, alemán, y francés para clientes de la entidad Solbank.

Onda Cero Internacional, 101.6 FM (inglés, varios). Global Radio, 96.5 FM (inglés). Kustradios, 105.0 FM (escandinavo) RAA, 91.7 FM (alemán).

Ondas políglotas

En Onda Cero Internacional, la emisora que más tiempo lleva ofreciendo una programación políglota en la Costa del Sol, se autodefinen como "un teléfono abierto a las quejas, alabanzas y necesidades de la comunidad extranjera". Radian 24 horas en inglés con programas especiales en alemán, sueco y danés.

"El servicio público es un ingrediente muy importante. Nuestros oyentes no saben cómo se lee una factura telefónica o qué pasos hay que dar para abrir un negocio", cuenta Pepe Navaja, director de la emisora desde 1986. Hace tres años abrieron otro estudio en Altea (Alicante) para la Costa Blanca, y compiten con más de media docena de radios en finés, inglés, alemán o sueco. "La mayoría son ilegales. En este segmento ha habido mucho intrusism", dice.

Desde hace más de una década, ayuntamientos como el de Mijas se esfuerzan por hacerse entender. Tienen un departamento de extranjeros y la televisión local cuenta con un informativo diario en habla inglesa. También cubren actividades de clubes y asociaciones de extranjeros. "Al principio nos planteamos la posibilidad de que el presentador fuera nativo, pero la idea de integración en la sociedad española hizo que nos decidiéramos por alguien de aquí", cuenta María José Román, su conductora. Como saben que habla inglés, y la mitad de la población de Mijas es angloparlante, la suelen parar por la calle .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 2004

Más información