Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MUY PERSONAL | Santi Freixa | Atenas 2004

"Me gustaría medirme con Harry Potter"

Sus dos goles, los únicos hasta la fecha de la selección de hockey, valieron la igualada ante coreanos y germanos. El olfato en el área de Santi Freixa Escudé (Terrassa, 1983) mantiene de momento con vida las pretensiones de los hombres de Maurits Hendriks, que cataloga al atacante de ojos claros como "el Ronaldo de la hierba española". Freixa se mantiene imperturbable, sin pecar de engreído y egocéntrico: "Para empezar ya he cumplido mi sueño de disputar unos Juegos, como cuatro de mis tíos".

Pregunta. ¿Cómo se ve el mundo tantas horas agachado?

Respuesta. Con más optimismo del que muchos pensarían.

P. ¿No le agobia jugarse sus resultados en tan pocos días?

R. Al contrario, me motiva.

P. ¿Con quién le gustaría medirse?

R. Con Harry Potter.

P. El primer juguete del aprendiz de mago fue una escoba voladora; el suyo no sería un stick...

R. Yo diría que sí.

P. ¿Por qué cree que la mayoría de los deportistas dicen Olimpiadas en vez de Juegos Olímpicos?

R. Porque no conocen la historia.

P. ¿Alguna manía antes del inicio del partido?

R. Tengo que comprobar que todo está en su sitio.

P. ¿No tararea ninguna canción para motivarse?

R. Si tengo la ocasión, el We are the champions de Queen.

P. ¿Qué le produce pesadillas?

R. El ritmo de vida que llevo. Estudio y me entreno, me entreno y estudio. Así todo el tiempo.

P. ¿Qué le dice su pareja?

R. ¡Que me quiere!

P. Y para relajarse, ¿qué hace?

R. Pensar.

P. ¿Y para distraerse?

R. Libros, películas... Soy muy normal.

P. ¿Recuerda cuántos contratos ha firmado?

R. Déjeme que piense... Ya lo tengo: ninguno.

P. ¿Le da tiempo a practicar otros deportes?

R. Con el mío ya me vale.

P. ¿A qué se dedicará cuando deje el hockey?

R. Espero trabajar como todo el mundo. Para eso estoy estudiando comercio internacional.

P. ¿Y cómo se vendería para conseguir un empleo?

R. Demostrando que soy una persona honesta y con muchas ganas de ganarme la vida.

P. ¿Siente envidia de los futbolistas, siempre acaparando las portadas?

R. Como todo en la vida, darle patadas a un balón tiene sus defectos y sus ventajas.

P. Parece que han inventado la metrosexualidad...

R. ¿Y a mí que me importa?

P. ¿Qué no soporta?

R. La mentira.

P. ¿Una hazaña al alcance de la mano?

R. La medalla.

P. ¿Y un milagro?

R. Nada es imposible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 2004