Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atenas 2004 | NATACIÓN: UNA FINAL SOBERBIA

Thorpe: "Ha sido grandioso"

El héroe, el australiano Ian Thorpe calificó de "grandiosa" su extraordinaria victoria, un triunfo especial. Y no sólo por haberse tomado la revancha de Sidney ante el holandés Pieter van den Hoogenband, sino porque le resultó una carrera "especialmente dura". Tras ellos tocó la pared el estadounidense Michael Phelps, el hombre llamado a protagonizar los Juegos y que ya no podrá igualar los siete oros de su compatriota Mark Spitz logrados en Múnich 72. Spitz, que en los días previos señaló, sonrisa en ristre, que deseaba que Phelps lograra la proeza, quizá porque no se lo creía, vio la carrera, la extraordinaria carrera, desde la grada.

"Esta medalla es para mí. Ha sido una victoria grandiosa porque ha sido muy dura", aseguró un Thorpe consciente de que sus rivales, principalmente el holandés, estaban en un magnífico estado de forma. "No me sentía muy bien antes de la carrera y mi intención era permanecer a su lado y no dejarle irse demasiado. He estado peor en los primeros 100 metros, pero me he guardado reservas", explicó.

Por su parte, Van den Hoogenband, plata, no dudó en felicitar al australiano. "Como campeón olímpico, tenía que demostrar algo. Quería probar los límites del récord del mundo, pero he dado demasiado en los primeros 100 metros", apuntó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 2004