Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DÍA 5º | Atenas 2004 | 28º JUEGOS OLÍMPICOS

Escopetazo de salida

María Quintanal consigue la medalla de plata en tiro al plato, la primera de España, que continúa funcionando bien en los deportes colectivos

María Quintanal, una tiradora con fama de infalible, dio la primera medalla a España. Ganó la plata en tiro al plato. Figuraba entre las favoritas y no falló, algo que no ha sido habitual en las tres primeras jornadas de los Juegos. Se han sucedido las decepciones en muchas de las pruebas que los españoles tenían marcadas en rojo. Pero así son los Juegos. No hay tregua. Los rivales salen de cualquier esquina del planeta, en medio de tensiones que algunos deportistas no son capaces de soportar. Hay algo de brutal en los Juegos, en la manera en que destroza ilusiones o genera entusiasmos sin límite. Quintanal no se dejó aplastar por la presión y conquistó una medalla más que valiosa. España necesitaba buenas noticias y algo parecido al efecto contagio. Ya tiene por donde empezar: la medalla de María Quintanal.

El día resultó contradictorio para el deporte español. A la excelente actuación del equipo femenino de baloncesto, que se impuso con claridad a China y logró su segunda victoria, se añadió el convincente triunfo del equipo masculino de balonmano sobre Islandia. Por ahora, los deportes colectivos funcionan como la seda. No se puede decir lo mismo en los individuales. La yudoca Isabel Fernández, abanderada española en la inauguración, fue quinta. En tenis vencieron Moyà y Robredo, pero se asistió al final de la carrera de Arantxa Sánchez Vicario, derrotada en dobles en su primer partido en los Juegos, y a la eliminación de todas las representantes femeninas.

Ian Thorpe coronó con una sensacional victoria la prueba de los 200 metros libres, quizá el momento cumbre de la natación en Atenas. Se reunieron Thorpe, Van den Hoogenband y Phelps, los tres hombres que han protagonizado los últimos años. La carrera no defraudó. Van den Hoogenband intentó sorprender a Thorpe como lo hizo en Sidney. Arrancó como un tiro y dominó los tres primeros cuartos de la carrera, pero Thorpe le controló con precisión y mucho estilo. En el último largo se despegó el australiano mientras Phelps ofrecía una demostración de energía que le llevó al tercer puesto. Para Thorpe se cumplió el ciclo feliz. Derrotado en Sidney por Van den Hoogenband, ha logrado el oro en su prueba más querida. Con todo derecho puede pelear con Mark Spitz, Johnny Weismuller o Michael Phelps la condición de mejor nadador de todos los tiempos.

Nina Yivanevskaia sale de los Juegos sin medalla. Una buena actuación sólo le sirvió para alcanzar el quinto puesto en los 100 metros espalda. Después de doce años en el primer nivel, Yivanevskaia ha hecho una aportación más que notable a la natación española, que no se ha distinguido precisamente por sus éxitos. España tiene un grave déficit en este sector. En natación es un país de tercera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de agosto de 2004