Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Atenas 2004

El fútbol va por libre

El deporte que abre el torneo, el miércoles, tiene restricciones de edad y múltiples sedes

El fútbol va a su aire. Empieza dos días antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos. Tanto la competición masculina como la femenina. Sus deportistas no viven el ambiente de la Villa Olímpica. Los que compiten no son los mejores de su especialidad: sólo pueden superar los 23 años tres jugadores por selección. El vencedor no coincide con el de los demás grandes eventos futbolísticos: en Sidney, por ejemplo, se impuso Camerún y España fue la segunda. En Atenas, el próximo miércoles, no estarán ni Brasil, campeona del mundo, ni Alemania, la subcampeona. Ni España. Ni siquiera Camerún. La competición sí contará con Argentina, Italia y Portugal, los tres con más pedigrí, aunque Ghana también cuenta. La gran sorpresa es la presencia de Irak.

"Te sientes un marciano. Todo es más importante que el fútbol", proclama Kiko, héroe en 1992

Las únicas noticias de alta intensidad que da el fútbol en periodo olímpico son por las pataletas que se cogen los clubes cuando sus jugadores son convocados: en esta ocasión son el Valencia y el Barça los que más han alzado la voz por la presencia de Ayala y Saviola.

El ex delantero del Atlético y oro olímpico en Barcelona 92 Francisco Narvaez, Kiko, sólo necesita una frase para resumir el encuadre de lo que significa el fútbol en la inmensidad de unos Juegos: "Te sientes un marciano. Todo es más importante que el fútbol y no puedes desayunar con el de la jabalina como los demás... Pero los Juegos te dejan marcado para siempre". Muchos de los otros deportes se ocultan durante cuatro años y pasan al primer plano en las dos semanas que dura la competición. Al fútbol le ocurre lo contrario. Sin embargo, como subraya Vicente Miera, el seleccionador de la España que se colgó el oro en Barcelona, lo importante "es el juego, el deporte". Y ése es un cambio que también afecta a los jugadores, que se "contagian" del espíritu olímpico.

Así, el gusanillo también cala entre los superprofesionalizados futbolistas, que no ponen ninguna traba a ser seleccionados. Argentina presenta una selección con nombres como los de D'Alessandro, Saviola, Tévez o Coloccini, además de Ayala. Aimar no estará en Atenas, entre otras cosas por los problemas de pubalgia que arrastra, pero dejó muy claro que su deseo era "conocer unos Juegos". El que no ha comprendido demasiado ese fervor es el presidente del Valencia, Jaime Ortí, que se ha lamentado de la ausencia de Ayala preguntándose por qué su jugador debía ir a la Copa América y a Atenas y, sin embargo, Samuel, el reciente fichaje del Madrid, no disputa ninguna de las dos competiciones. El Barça también ha mostrado su disgusto sobre la convocatoria de Saviola e incluso ha tratado de mediar para que finalmente no viajara a Atenas. Hasta el punto de que su presidente, Joan Laporta, aseguró: "El sueldo se lo pagamos nosotros". Y su técnico, Frank Rijkaard, tachó de "correcto" el tratar de impedir su marcha. Pero Saviola se empeñó en ir.

Otra figura emergente, vencedor del último trofeo Bravo al mejor joven europeo, Cristiano Ronaldo, del Manchester United, también podrá disfrutar del espíritu olímpico. El portugués lidera a la selección subcampeona de Europa, en la que también destacan Helder Postiga y Hugo Viana.

En el equipo griego, por el contrario, no figura ninguno de los protagonistas de su sorprendente triunfo en la pasada Eurocopa de Portugal. Ni siquiera el joven lateral Seitaridis, que por edad no ocuparía una de las tres plazas para mayores de 23 años.

Italia cuenta con Pirlo, el exquisito centrocampista del Milan, como la cara más reconocible de un grupo muy joven. De hecho, el nombre más llamativo tras el suyo es el de su seleccionador, Claudio Gentile, campeón en el Mundial de España en 1982.

La presencia más sorprendente es la de Irak, que regresa a unos Juegos tras su presencia en los de Seúl en 1988. La selección de un territorio devastado por la posguerra ha conseguido clasificarse disputando sus partidos previos en la vecina Jordania. "Estamos todos en estado de éxtasis", comentó en su momento su seleccionador, Adnam Hamed, que añadió: "Tenemos un futuro muy brillante".

El torneo femenino correrá paralelo al masculino desde su apertura, el día 11, cuando se enfrenten Suecia y Japón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 2004