Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diplomados en aventura

Soportaron el mal de las alturas a 4.500 metros en los volcanes mexicanos, sufrieron las picaduras de las abejas y se marearon siguiendo el rastro del apóstol Santiago en un barco del Ejército que les llevó desde Huelva a Galicia. Los 318 jóvenes de entre 16 y 17 años que componen la Ruta Quetzal BBVA vivieron éstas y otras peripecias durante casi 50 días en México, Portugal y España y hoy regresan a sus casas, en más de 40 países distintos, para contarlas. Ayer recibieron en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) los diplomas que les acreditan como auténticos aventureros de manos del rector de la Complutense, Carlos Berzosa, que abogó por un mundo "a imagen y semejanza de lo que han hecho los expedicionarios". El acto estuvo presidido además por Javier Ayuso, director de Comunicación e Imagen del banco patrocinador, y por el periodista Miguel de la Quadra Salcedo, impulsor de este proyecto cultural y científico que en 2005 viajará a Perú. Dos de las integrantes de la expedición, la española Claudia Pérez y la colombiana Viviana González, resumieron el espíritu que ha presidido esta aventura: "Nuestro corazón se queda en el que ha sido y será por siempre el sendero de nuestras vidas". El acto concluyó con la interpretación del Gaudeamus igitur por el coro de la Ruta, en el que destaca, como voz solista, el cirujano de la expedición, Alfonso Camacho.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004