Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hierro regresa al fútbol europeo y se reúne con Iván Campo en el Bolton

Fernando Ruiz Hierro (Vélez Málaga, 1968), el mismo central de pelo negro ensortijado que jugó 14 temporadas consecutivas en el Bernabéu, regresa al fútbol con mayúsculas cuando parecía que su siguiente peldaño sería la retirada. Tras su periplo de una temporada por el equipo qatarí Al Rayyan, el central, de 36 años, ha firmado un compromiso con el Bolton, de la Primera División inglesa. Un contrato del que aún no ha trascendido la duración, aunque se especula con que será de una sola campaña. Hierro llega con la carta de libertad. "Es un nuevo reto en mi carrera", explicó el veterano defensor, que se reencontrará con uno de sus compañeros en el Madrid, Iván Campo, jugador del conjunto británico desde 2002.

El futbolista malagueño viajará a Inglaterra para incorporarse a su nuevo equipo el próximo sábado, la fecha límite que le ha puesto el preparador del conjunto inglés, Sam Allardyce. Precisamente, Allardyce ha sido el principal impulsor de la contratación del español: "Tiene un historial impresionante, y aunque no ha jugado en un fútbol de alto nivel el año pasado, puede ser una magnífica incorporación para el Bolton". El entrenador también ha alabado las "cualidades" de Hierro afirmando que su "experiencia" contribuirá a "asentar" la línea defensiva del equipo. Iván Campo juega como medio centro en el esquema de Allardyce, por lo que los dos jugadores no compartirán el corazón de la zaga.

Una satisfacción compartida por el futbolista, que comentó que se siente "muy contento e ilusionado" por su fichaje.

Fernando Hierro dejó el Real Madrid a la conclusión de la temporada 2002/2003, entre otras cosas, por sus tensas relaciones con el presidente de la entidad, Florentino Pérez. Unas desavenencias aumentadas por la actitud del zaguero tras conseguir el trofeo de Liga de aquel año. Hierro discutió con los dirigentes blancos y se negó a que el equipo diese una vuelta olímpica al estadio Bernabéu, así como a dejar entrar a los informadores al vestuario blanco. Durante la cena en la que la plantilla, el cuerpo técnico y los directivos se supone que debían celebrar el trofeo, el defensor mantuvo una dura discusión con Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2004