Cachao regresa de la mano de Andy García con un disco titulado 'Ahora sí'

El octogenario músico cubano presenta las 10 nuevas piezas en siete ciudades españolas

El ilustre contrabajista cubano Cachao (La Habana, 1918) regresa con un disco producido por Andy García, que ya lo rescató del olvido hace diez años con Master sessions y el documental Como su ritmo no hay dos. Ahora sí contiene 10 nuevas piezas, además de un DVD con una hora de imágenes de la grabación. Cachao y su orquesta presentarán en España su nuevo disco en una gira que les llevará el sábado 17 de julio a Cartagena, el día 20 a Valencia, el 21 a Calviá, el 22 a Barcelona, el 24 a Madrid, el 27 a Vigo y el 28 a San Sebastián.

"Ahora sí es con motivo del nacimiento del hijo de Andy García. Tenía tres hembras y por eso dice 'ahora sí, varón", cuenta riendo. "Nació el día 28 de enero, que es la fecha en que se conmemora el natalicio de nuestro apóstol, José Martí".

Curiosidades: Israel López Cachao nació en la que fue la casa de Martí en La Habana. "¿Ha visto eso? En esa época la casa se alquilaba. Ya en el año 1919, el Gobierno mandó mudarnos porque se iba a hacer monumento nacional. Teníamos que tenerla siempre lista para abandonarla el día 28 y que desfilaran las escuelas". Lleva tocando 78 años: "Alcanzaba el contrabajo por medio de un escalón que me ponían. ¡Imagínese!".

En Ahora sí se incluye en DVD una filmación de una hora dirigida por Andy García, que ya rodó en 1994 el documental Como su ritmo no hay dos, y le grabó el primer volumen de las Master sessions con el que ganaron un Grammy. "Me cambió la vida", cuenta Cachao por teléfono desde Miami. "Yo estaba trabajando en la Filarmónica, en salas de fiestas y en esos restaurantes de lujo a los que uno llega y toca a los comensales".

Andy García se ha animado a tocar bongós y cencerro. "A él le gusta mucho eso. Yo creo que es mejor actor", dice riéndose. "Aunque toca bien, tiene buen ritmo", añade diplomático. Una de las composiciones del disco, Aurora, se va a utilizar en la banda sonora de La ciudad perdida, la película que García está rodando en la República Dominicana. En realidad se titulaba Olga y se cambió por necesidades del personaje. "No había nada formal entre ella y yo, así que no se ha enfadado", dice riendo.

"Cuando Andy vino a verme (ya en Estados Unidos), él no sabía que yo conocía a su padre, ni tampoco su padre sabía con quién Andy estaba tratando, ni yo sabía que él era el hijo de René. Cuando Andy le cuenta que quiere hacerle un homenaje a Israel López Cachao, le dice: '¡Cachao!, ¿dónde está el sinvergüenza ése?'. 'Ah, pero ¿usted lo conoce?'. A lo que el padre responde: 'Ni siquiera estaba en la idea de casarme yo con tu mamá cuando conocí a Cachao". "Al morir el padre llevé una orquesta de 30 músicos para la misa de réquiem y fue una cosa muy emotiva. Él no pudo ni siquiera pronunciar unas palabras que tenía pensadas dedicarle. No pudo terminar de hablar", asegura.

Los hermanos López, Orestes e Israel, fueron los inventores del mambo. El nuevo ritmo nació en 1937 a partir de una de las partes del danzón. "Lo hicimos con una velocidad vertiginosa. En una época romántica en la que se bailaba muy despacio", explica. "Tuvimos que reducir la velocidad y ya sí que lo aceptaron. En 1946, Dámaso (Pérez Prado) revolucionó el mambo con su estilo. Sin él no se hubiera conocido en el mundo entero".

En el nuevo disco se incluye Si me pudieras querer, una canción de Bola de Nieve. Los dos tocaron juntos hasta 1930 en las salas de cine mudo. "Siempre recuerdo a un batería que tenía que hacer exclusivamente los disparos en una película del Oeste. Entusiasmado y nervioso se tomó una botella de ron y cuando llegó el momento de disparar Tom Mix, que era el cowboy de moda en esa época, en lugar de tirar seis tiros él tiró noventa. Y le dijeron 'óigame, que el revólver no es una ametralladora".

Cachao abandonó Cuba en 1962. No ha olvidado al cura de la pensión de la madrileña calle del Arenal que le conminaba a asistir a misa los domingos. "Debutamos en Radio Madrid. Estuvimos tocando dos veranos en El Gallo Rojo, de Alicante, y después pasamos por el Biombo Chino, en Madrid. Hasta que me fui de España a finales de 1963 y me vine a Estados Unidos", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de julio de 2004.