Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ATLETISMO Y NATACIÓN | Pruebas de selección olímpicas de Estados Unidos

Greene vuela hacia Atenas

El campeón olímpico gana los 100 metros (9,91s) y Montgomery, plusmarquista mundial, queda eliminado

El hombre más rápido del mundo, Tim Montgomery, se quedó a la cola en la final de los 100 metros lisos en las pruebas de selección de Sacramento. La carrera la dominó Maurice Greene, quien se pondrá al frente del equipo olímpico estadounidense que viajará en menos de un mes a los Juegos de Atenas, junto a Justin Gatlin y Shawn Crawford. Montgomery, como pasó el sábado con su novia, la velocista Marion Jones, veía así esfumarse su sueño olímpico y se quedará en casa esperando la sentencia definitiva por dopaje.

Montgomery no se encuentra a gusto en la pista cuando Greene corre a su lado. Pero no fue eso lo que le pudo en la carrera al recórdman mundial de los 100 metros lisos. El escándalo de los laboratorios BALCO le pesó sobre las espaldas, como él mismo reconoció. "Lo tengo ahí, en la cabeza, todos los días", dijo. Montgomery se coló en la final por la mínima, tras una serie de carreras poco convincentes y muy lejos de su rendimiento pasado. Todo lo contrario que Greene, que lució durante el fin de semana su supremacía, corriendo con facilidad, gran talento, relajado y permitiéndose el lujo de saborear el triunfo antes de cruzar la meta. Su progresión en las pruebas de selección fue perfecta. Los dos atletas que quedaron segundo y tercero en la prueba, Gatlin y Crawford, son entrenados por Trevor Graham. Este técnico fue, supuestamente, quien puso en marcha el escándalo de dopaje al mandar a la USADA una jeringuilla con restos del THG, el esteroide indetectable sintetizado en los laboratorios BALCO.

La final disputada la noche del domingo en Sacramento acabó muy justa y fue necesaria la foto finish para determinar el orden exacto entre los primeros, porque sólo tres podían clasificarse para Atenas: 9,91s para Greene, 9,92s para Gatlin y 9,93s para Crawford. John Capel, la gran promesa de los trials, quedó cuarto. Y muy atrasado, con una marca de 10,13s, cruzaba la línea de meta Montgomery mientras la gran estrella, Greene, lucía el león que lleva tatuado en su brazo derecho con el escrito GOAT -el mejor de todos los tiempos, en sus siglas en inglés-. Greene está en disposición de igualar la marca de Carl Lewis de imponerse en dos Juegos consecutivos en los 100 metros lisos. Lewis lo hizo en Los Ángeles en 1984 y Seúl en 1988. Greene venció en Sydney en 2000.

"El león es el rey de la jungla y la pista es muy selva", dijo el campeón olímpico. Greene viajará en pleno estado de forma a Atenas para defender el oro conseguido en Sydney. Las secuelas del accidente de moto han desaparecido y le sobra confianza. "Si no crees en la victoria, no puedes ganar", comentó tras imponerse en la final. "Siento que es mi momento; seguro que vendrá alguien detrás de mí y que lo hará mejor, pero hasta entonces soy el mejor", proclamó el campeón. Para Greene, Montgomery nunca ha sido un rival: "Sólo sé que cuando salto a la pista tengo que correr rápido".

El objetivo de Greene, convertido en el maestro del sprint, es hacerlo mejor que Carl Lewis y llevarse una nueva victoria de Atenas, para tener dos oros consecutivos en los Juegos Olímpicos en la misma prueba. Lewis se hizo con el preciado metal en Seul tras la descalificación de Ben Jonhson por dopaje. "No creo que ganar en Atenas sea muy duro", remachó diciendo que lo ideal sería que el equipo de velocidad consiga el triplete.

Y mientras Greene mostraba exultante su felicidad, a Montgomery un seguidor le gritaba para darle ánimos: "Eres el mejor". "Gracias, lo demostraré", le respondió el velocista. Pero de momento lo que ha conseguido el recordman al no clasificarse para Atenas es darle un respiro al Comité Olímpico de EE UU (USCO). Metido de lleno en el escándalo de los laboratorios BALCO, ha liberado sin quererlo a la USCO de un gran embarazo, si finalmente el tribunal de arbitraje que examina su caso le declara este mes culpable por consumo de drogas para mejorar su rendimiento deportivo.

Hay otros dos atletas fuera de los Juegos de los seis acusados por consumo de sustancias ilegales que participaron en los trials de Sacramento: Chryste Gaines y Marion Jones. Jones aún tendrá la oportunidad de colarse en el vuelo a la capital griega si pasa las pruebas de 200 metros y salto de longitud, en las que tiene bastantes posibilidades. Los gemelos Calvin y Alvin Harrison, que también esperan la decisión de la agencia antidopaje de EE UU, se mantienen de momento en la competición al pasar a cuartos de final en los 400 metros. Los hermanos confían en conseguir una plaza en el equipo olímpico. También avanzó en el camino Jerome Young, otro de los señalados por doping.

Resultados:

Hombres. Finales: 100 metros (viento nulo): 1. Maurice Greene, 9,91s. 2. Justin Gatlin, 9,92s. 3. Shawn Crawford, 9,93s. 7. Tim Montgomery, 10,13s. Longitud (viento nulo): 1. Dwight Phillips, 8,25 metros. 2. Tony Allmond, 8,10 m. 3. John Moffitt, 8,07 m. 400 metros vallas: 1. James Carter, 47,68s. 2. Angelo Taylor, 48,03s. 3. Bennie Brazelll, 48,05s. Pértiga: 1. Tim Mack, 5,90m. 2. Toby Stevenson, 5,85m. 3. Derek Miles 5,80m. (Clasificados los tres primeros para Atenas)

Mujeres. Finales: 400 metros vallas: 1. S. Johnson, 52,95s. 2. B. Taylor, 53,36s. 3. L. Demus, 53,43s. Triple salto: 1. T. Hurd, 14,45m. 2. S. Walker, 14,06m. 3. V. Rinard, 13,73m. Jabalina: 1. K. Kleinert, 55,65m. 2. S. Malone, 54,22m. 3. D. O'Connell, 54,05s. (Clasificadas las tres primeras para Atenas)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 2004