Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas prescinde en la ejecutiva de veteranos de CDC y resucita el 'sanedrín' sin Pujol

Vilajoana, Gil y Camp continuarán gracias a las enmiendas introducidas por la dirección

Los aires de renovación que soplarán este fin de semana en el 13º Congreso de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) llevan camino de transformarse en un tornado. Artur Mas ha modificado la totalidad de la estructura directiva y organizativa del partido cambiando el 60% de los miembros de la ejecutiva y resucitando el comité permanente, el denominado sanedrín, núcleo duro de la toma de decisiones. El sanedrín estará compuesto por 10 personas: Mas, los seis vicesecretarios, Xavier Trias, Jordi Vilajoana y tal vez uno de los secretarios ejecutivos. Jordi Pujol se ha quedado fuera.

Artur Mas no lo tendrá fácil para que el congreso de CDC, que se inicia hoy en L'Hospitalet de Llobregat, apruebe sin rechistar todos y cada uno de los cambios propuestos, que en la práctica suponen una auténtica revolución. Ayer, el secretario general presentó su propuesta de nueva ejecutiva que someterá a la ratificación de los casi 2.000 delegados asistentes al cónclave. Si uno de los 22 no obtiene la mayoría simple, Mas tendrá que presentar una nueva propuesta. Pero ayer proclamó que está dispuesto a correr este riesgo.

Mas ha renovado el 60% de los miembros de la ejecutiva, en una lista casi paritaria de la que se han caído veteranos dirigentes de CDC como Joaquim Triadú, Maria Eugènia Cuenca, Joan Puigdollers y Joaquim Ferrer. La mayoría de incorporaciones es gente de confianza de Mas, antiguos colaboradores suyos en la Administración catalana, como Josep Maldonado (ex secretario de deportes), Jaume Angerri (director de promoción comercial), Àngel Miret (director de la Función Pública) y los ex consejeros Josep Grau e Ireneu Rigau. Una ejecutiva de gestión y de "eficacia probada", como la definió en su comparecencia informativa.

El escalafón de poder de Convergència quedará dividido en tres bloques: seis vicesecretarios generales, cinco secretarios ejecutivos y la ejecutiva propiamente dicha. Los dos primeros escalafones estarán dominados por el sector soberanista de Convergència y por estrechos colaboradores de Mas, como Felip Puig, David Madí, Antoni Vives, Oriol Pujol Ferrusola y Quico Homs. La representación de los nacionalistas moderados se limitará a la del ex consejero Antoni Fernández Teixidó, amigo personal de Mas.

La ejecutiva será más heterodoxa, con especial presencia de dirigentes territoriales, directores de la antigua administración convergente y algún que otro representante del sector moderado, como la ex diputada Imma Riera.

De la purga se han salvado, gracias a las enmiendas introducidas por la propia dirección, los dirigentes Jordi Vilajoana o Ramon Camp, por ser miembros de la mesa del Congreso y del Parlament, respectivamente. También se quedará la ex consejera de Educación Carme Laura Gil como presidenta de la Fundación Trias Fargas, en sustitución de Eduard Rius.

Gracias a la flexibilización del régimen de incompatibilidades, el alcalde de Amposta y diputado, Joan Maria Roig, podrá sentarse en la ejecutiva como presidente de la Asociación Catalana de Municipios. Roig no podía ser miembro porque presidía una población de más de 15.000 habitantes, ya que Amposta tiene 15.900. La dirección ha elevado esta cifra a 20.000 habitantes. En la ejecutiva se quedarán también el secretario y el presidente de las juventudes convergentes.

Comité permanente

Por encima de esta estructura directiva se situará el comité permanente, denominado sanedrín, un auténtico núcleo duro de poder en el que se tomará la mayoría de las decisiones del día a día. El sanedrín fue creado en su día por Jordi Pujol, quien ahora no formará parte del mismo. Pujol, por tanto, continuará como presidente de Convergència Democràtica, pero será un cargo más honorario que ejecutivo. Mas ha decidido prescindir del ex presidente catalán para visualizar el relevo en el liderazgo del partido.

En principio, el sanedrín estará compuesto por 10 personas. Además se Mas se sentarán los seis vicesecretarios generales, el presidente del grupo de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, y el vicepresidente segundo de la Mesa del Congreso, Jordi Vilajoana. El décimo miembro podría ser uno de los secretarios ejecutivos, aunque ayer alguien especulaba con el nombre de Carles Campuzano, futuro presidente del consejo nacional [máximo órgano de decisión entre congresos] y diputado en el Congreso.

En la noche de ayer, la dirección de CDC tenía atado todo el organigrama directivo, menos un punto. Para la presidencia del partido en Tarragona se han presentado dos candidatos, el alcalde de Albinyana, Joaquim Nin, avalado por la dirección, y el concejal del Ayuntamiento de Tarragona Santiago Pallás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 2004