Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Agua contaminada

En la página 8 de EL PAÍS de Andalucía del 28 de junio, don Ginés Donaire nos informa sobre el problema de la contaminación de las aguas por el uso de pesticidas en el cultivo del olivar y los propósitos del nuevo consejero de Agricultura de reunirse con sus compañeros de Sanidad y Medio Ambiente para tomar las medidas oportunas para que estos hechos no se vuelvan a producir.

Si embargo, mientras se hacen estas declaraciones a la prensa, esos mismos consejeros están autorizando que se nos bombardeen -pues es desde avionetas desde donde se lanzan- con productos venenosos para el tratamiento de la mosca del olivar; así, días pasados, los que nos dedicamos al cultivo ecológico del aceite de oliva hemos recibido una circular del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina indicando que para evitar que se nos envenene nuestro cultivo, tenemos que señalizar nuestras parcelas colocando banderas blancas en todo el perímetro de la finca o parcela, cada cinco o diez árboles, debiendo sobrepasar el mástil unos dos metros de la copa del olivo.

Pero esto no es todo; no basta con que se nos obligue a llevar la estrella de David como apestados puesto que no echamos veneno a nuestros cultivos, sino que, además, tanto las banderas, como su colocación, como la puesta de botellas para atrapar a la mosca en cada olivo, corre de nuestra cuenta, lo pagamos de nuestro bolsillo, mientras la Junta -sea Agricultura, sea Medio Ambiente, sean ambos- nos envenena desde el aire, eso sí, gratuitamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2004