Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Educación infantil

¿Cómo se sentiría cualquier padre o cualquier madre si a sus hijos en el colegio no los midieran con el mismo rasero que a otros niños? Es lo que nos ocurre a los padres de varios alumnos del centro privado concertado Antonio Machado, de Sevilla Este, que han sido poco menos que expulsados de su colegio al final de la Educación infantil. El motivo es no haber pasado el proceso oficial de admisión para la etapa de Educación Primaria, sostenida con fondos públicos.

Pero cuando nuestros niños de cinco o seis años nos preguntan el por qué, esta respuesta no les sirve. ¡Ni a nosotros tampoco nos sirve, desde que nos hemos enterado de que en este centro se ha concertado -justo unos días antes de las últimas elecciones- el primer nivel de Educación Infantil para el curso 2004-2005, y han sido admitidos todos los niños que ya estaban matriculados de antemano, sin haberse sometido al proceso de escolarización oficial! ¿Por qué la Delegación Provincial de Educación da el visto bueno ante algo así, y sin embargo no acepta la propuesta formulada por el centro, acerca de concertar un aula más para acoger a todos los alumnos que habían solicitado 1º de Primaria? ¿Por qué prefieren mandarlos a caracolas, inexistentes aún, en unas condiciones claramente inferiores a las de otros niños? ¿Por qué, papá? ¿Por qué mamá?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2004