Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 36º CONGRESO DEL PSOE

Chaves anima al partido a cumplir las expectativas porque "todos los votos son prestados"

Relajado, con vaqueros y sin un solo gesto de preocupación, el presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, instó ayer a su partido a cumplir con el programa refrendado por los ciudadanos el pasado 14 de marzo, no sólo "por imperativo ético" sino también por "necesidad electoral" ya que, como recordó, "todos los votos son prestados", y hay que ganarlos en cada elección.

Hace cuatro años, a Chaves le correspondió también el discurso de apertura del congreso, pero en una situación interna radicalmente distinta. Entonces, sus palabras como responsable de la gestora que dirigía interinamente el PSOE aludieron a la crisis de liderazgo, a la fuerte división y al alejamiento respecto a la sociedad, mientras que ayer presumió de presidir un partido que ha conectado con el "afán de cambio" de los ciudadanos.

Chaves atribuyó gran parte de ese éxito a la "tenacidad, la convicción en sus propias posibilidades y al particular talante" de José Luis Rodríguez Zapatero, y se mostró convencido de que sin el concurso del secretario general la victoria del PSOE "habría tardado más tiempo en llegar".

El presidente socialista, que mostró en varias ocasiones el orgullo de pertenecer a su partido, destacó que el PSOE -que ha cumplido 125 años- es la "única organización que ha sobrevivido sin interrupciones en el último siglo y cuarto" de España. "Esa huella está ahí indeleble, por mucho que les pese a los que quisieron borrarla quizás porque les molesta no sólo nuestra historia sino sobre todo la suya", dijo Chaves sin citar expresamente al PP.

Reivindicar la democracia

José Blanco, el secretario de Organización, no habló del anterior congreso si bien fue uno de sus principales protagonistas en la sombra, como recolector de votos para Zapatero. Ayer pronunció el primer discurso de la jornada, en el que reivindicó toda la aportación del congreso de 2000, realizado en "un momento difícil". Los socialistas, recordó, lo abordaron "debatiendo y votando".

"En estos cuatro años hemos comprobado que en el 35º congreso no nos equivocamos. Porque fue un ejercicio impecable de democracia. Hemos demostrado que ese ejercicio no pone en peligro la unidad de nuestro partido, sino que la fortalece. Somos una organización adulta que no necesita tutelajes ni falsas unanimidades para encontrar su camino", afirmó. Blanco también tuvo un recuerdo para el asunto que, como secretario de Organización, más quebraderos de cabeza le ha dado en los últimos años: el de las distintas voces de los barones autonómicos sobre el modelo de España: "Somos la fuerza política que comprende y sostiene la España de la convivencia y la diversidad, la España unida y plural que la mayoría desea. Aunque a la derecha no le guste oírlo, somos la fuerza que más se parece a la España actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004