Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ARRIGO SACCHI | Director técnico del Parma y ex seleccionador de Italia | Eurocopa 2004 | La visión de un experto

"Ninguna estrella se ha confirmado"

Desde la atalaya de su cargo de director técnico del Parma, Arrigo Sacchi, de 58 años, dice que no quiere volver a entrenar. Le falta la ilusión, la alegría o la necesidad. Pero Sacchi ya ha pasado a la historia del fútbol como el creador de un Milan irrepetible, el equipo que arrasó en Europa a principios de los 90 y al que empezó a dirigir con tan sólo 41 años. Pasa el tiempo y los banquillos siguen llenos de entrenadores que lo consideran una referencia, casos de Rafa Benítez o de Claudio Ranieri. Ésta es su visión de la Eurocopa tras una charla telefónica mantenida ayer.

Pregunta. ¿Es un atraso para el fútbol que Grecia llegue a la final?

Respuesta. De Grecia hay que valorar su voluntad, su motivación y su espíritu de equipo. Ha conseguido una buena organización, lo cual es muy difícil puesto que la técnica colectiva no es posible lograrla en una selección porque no hay tiempo. Yo hubiera preferido una final Portugal-República Checa, los dos equipos con un fútbol más bonito.

"Scolari ha tenido coraje: quitó a Couto, a Rui Costa y a Figo. Siempre en beneficio del equipo"

"A España le gusta jugar bien, pero siempre le falta algo: equilibrio, carácter o alguna individualidad"

P. ¿Qué le parece el marcaje al hombre que practica Grecia?

R. Conozco a Rehhagel desde hace muchos años, cuando él entrenaba al Werder Bremen y yo al Milan y nos enfrentamos en la Copa de Europa. Yo no soy partidario del marcaje individual, pero entiendo que es un recurso fácil cuando no hay tiempo para otras cosas. Aunque creo que hay que dar siempre una ventaja al juego. Se debe pensar siempre en atacar.

P. ¿Ha visto alguna novedad táctica en el torneo?

R. Ninguna. No me ha encantado la Eurocopa porque los jugadores llegan cansados y no hay tiempo para trabajar con ellos. Se juntan tres días después de 70 sin verse y se van. Casi todas las individualidades han fallado: Raúl y Beckham, mal; Totti, Del Piero y Vieri, mal; Zidane, Trezeguet y Henry, mal; Figo, así así; Rui Costa no ha jugado mucho... Ninguna estrella se ha confirmado. Antes la selección era lo máximo. Ahora no. El fútbol de los clubes es superior. Los grandes torneos de selecciones han dejado de ser las referencias mientras se jueguen a final de temporada.

P. ¿Quién ha sido el mejor jugador del torneo?

R. Rooney. Tiene fantasía, carácter y ahora sólo le hace falta tener la cabeza fría.

P. ¿Alguien más?

R. Maniche ha estado a un gran nivel. También los jóvenes Ronaldo, Baros y Rosicky.

P. Destaque un futbolista por línea.

R. Cech, Carvalho, Maniche y Rooney.

P. ¿Qué equipos le han gustado?

R. Portugal, excepto el primer partido, siempre ha atacado con muchos jugadores. Y Scolari ha tenido muchísimo coraje: primero dejó fuera a Vítor Baía, después quitó a Couto, más tarde a Rui Costa y, en el partido más difícil, ante Inglaterra, retiró a Figo. Siempre en beneficio del equipo. Pero, en general, ha habido miedo en los equipos. Inglaterra, por ejemplo, atacaba con pocos y defendía con muchos. Para mí hay que defenderse con muchos y atacar con muchos.

P. ¿Qué opina de los fracasos de Italia y España?

R. Italia ha tenido algunos éxitos basándose en una defensa muy fuerte y en la calidad de sus atacantes para el contragolpe. Pero esta vez sus delanteros no estaban bien. Sólo jugó 60 minutos contra Suecia. En cuanto a España, Raúl llegó mal al torneo. A España le gusta jugar bien, al toque, pero siempre le falta algo: equilibrio, carácter o alguna individualidad determinante.

P. ¿Y los nuevos seleccionadores, Marcelo Lippi y Luis Aragonés?

R. Grandes entrenadores con experiencia y calidad, pero deben tener suerte. El seleccionador depende mucho de los otros, es un entrenador virtual de un equipo virtual.

P. Usted entrenó a Italia en el Mundial de Estados Unidos 94, perdió la final ante Brasil y fue criticado muy duramente en su país.

R. Estuve seis años de seleccionador. En Italia se piensa que sólo vale ganar, pero cuando se tiene cultura, se sabe que quedar segundo o tercero también es un éxito.

P. ¿Significa algo que los cuatro semifinalistas de Portugal hayan sido países exportadores de jugadores?

R. Sí. Estos jugadores viven lejos de su país y cuando regresan tienen una experiencia y una voluntad de demostrar lo que saben y de hacer grande a su país.

P. ¿Por qué los seleccionadores son ahora tan mayores?

R. Porque un hombre de 60 años es menos viejo que hace 50 años. Tiene experiencia y vitalidad. Y también porque los entrenadores jóvenes ganan más dinero en los clubes.

P. ¿Algún conjunto a la vista que le recuerde a su Milan?

R. Déjeme que piense. El Madrid ha tenido gran calidad individual, pero no una calidad colectiva tan buena.

P. ¿Sus equipos históricos preferidos?

R. El Barça que entrenó Johan Cruyff, el Liverpool de las tres Copas de Europa, el Ajax de Cruyff y, mucho antes, el Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento. Sentía una alegría muy fuerte cuando veía jugar a ese equipo.

P. ¿Se considera un mito del fútbol moderno?

R. No soy un mito. He tenido mucha suerte y un sueño. Y la realidad fue mucho más allá del sueño.

P. Sin embargo, Candido Cannavò, el ex director de La Gazzetta dello Sport, le acusa de haber perjudicado muchísimo al calcio con su tacticismo.

R. En Italia dicen que yo soy un innovador. Y Cannavò es una buena persona, pero es un conservador. Y es difícil que un conservador hable bien de un innovador. De todos modos, él también ha escrito que ha habido un fútbol antes y otro después de Arrigo Sacchi.

P. ¿Cómo cree que le irá en el Liverpool a Rafa Benítez, que lo considera a usted una referencia?

R. No lo sabía. Se lo agradezco. En su Valencia se notaba mucho la idea del entrenador. Supo organizar al equipo con y sin el balón. También tuvo jugadores de gran calidad individual. En el Liverpool, para triunfar, sólo necesitará tranquilidad.

P. ¿Y Ranieri en el Valencia?

R. Ranieri tiene una gran cultura y humanidad y tendrá mucho éxito en el Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004