Necrológica:Perfil
i

Peter Märthesheimer, el guionista de Fassbinder

Con Peter Märthesheimer, guionista y productor, el cine y la televisión alemanas pierden a uno de sus autores con mayor talento. Alcanzó Märthesheimer el punto culminante de su carrera en los años setenta en sus trabajos con el fallecido director cinematográfico alemán Rainer Werner Fassbinder.

Märthesheimer fue el autor de los guiones de una trilogía de películas con la que Fassbinder alcanzó mayor éxito de público. Con El matrimonio de María Braun (1979), Lola (1981) y La nostalgia de Verónica Voss (1982), el genial Fassbinder puso de manifiesto su capacidad de hacer un cine de calidad y asequible al gran público.

También trabajó Peter Märthesheimer con Fassbinder en dos extraordinarias series de la televisión alemana, Ocho horas no son un día (1972) y Berlín Alexanderplatz, productos que demuestran la altura que puede lograr una televisión pública cuando está al servicio de la sociedad y no depende de los sátrapas de turno.

Märthesheimer nació el año 1937 en Kiel, al norte de Alemania, y tras sus estudios de Sociología trabajó durante 17 años, entre 1964 y 1981, como redactor, dramaturgo y productor para la televisión pública de Colonia, la WDR, y la productora de cine Bavaria.

En televisión, además de sus trabajos con Fassbinder, Märthesheimer cosechó éxitos notables. Una de las series más populares que produjo fue Ein Herz und eine Seele, que creó con el personaje de Alfred el paradigma del pequeño burgués alemán de rasgos fascistoides que tiraniza a todo su entorno.

Murió Märthesheimer en circunstancias dramáticas el pasado 18 de junio durante una asamblea de la Academia del Cine Alemán, que había convocado a sus miembros en Berlín para acordar que asumirá la entrega de los premios del cine a partir del año que viene. Märthesheimer se sintió mal y murió poco después como consecuencia de un fallo cardiaco.

El director de cine Volver Schlöndorff explicó que Märthesheimer tenía un proyecto de película entre manos y esa misma mañana recibió una respuesta negativa de los organismos que conceden las ayudas al cine. Salió Märthesheimer de la sala de la asamblea a fumar y allí se vino abajo. Schlöndorff no quiso afirmar que los que reparten las ayudas al cine lleven sobre su conciencia la muerte de Märthesheimer, pero se trata sin duda de una víctima de ello.

El director general de la televisión WDR, Fritz Pleitgen, declaró al conocer la muerte de Märthesheimer: "La WDR está de luto por una persona extraordinariamente creativa y amable. Con él la televisión alemana pierde un guionista extraordinario que ha marcado de forma destacada su impronta en los telefilmes alemanes".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de junio de 2004.