Gallardón: "No soy el hijo pródigo del PP porque he incrementado su activo electoral"

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, negó ayer que el papel relevante que le ha reservado Mariano Rajoy para el Congreso del PP le convierta en el "hijo pródigo" de su partido, en referencia al personaje de la parábola evangélica que regresa a casa y encuentra las puertas abiertas. La comparación, esgrimida por una asistente al coloquio organizado por Tribuna Barcelona, le pareció errónea a Gallardón, pero por dos motivos muy particulares: su regreso a la primera línea dentro del partido, dijo, "no ha provocado protestas" y él no ha "dilapidado" ninguna fortuna, sino todo lo contrario: "He incrementado los activos electorales", afirmó.

La respuesta de Gallardón tuvo un cierto aire de desquite de la etapa del PP dirigido por José María Aznar, que no le confió nunca un papel relevante en el partido. El alcalde de Madrid subrayó que siempre ha sido "leal" al PP y que ha aceptado los puestos que se le reservaban. Incluso dijo que su puesto actual es "más importante" que el de presidente de comunidad, un comentario que el mismo moderador, el notario Juan José López Burniol, recogió con ironía: "Que has ascendido [con la alcaldía] es de lo más discutible que puedes haber dicho aquí", dijo sonriendo.

Gallardón consideró que su papel en el cónclave del PP responde a una "constatación de la realidad" puesto que refleja que se trata de "un partido abierto, alejado de radicalismo, en el que no habita el pensamiento único". El dirigente popular, que recordó que lleva 26 años de militancia popular y que fue él quien registró los primeros estatutos del partido, añadió que el "gran mérito" de Rajoy ha sido "superar la tentación de refugiarse en la nostalgia y la radicalización".

En respuesta a otra intervención de un asistente al coloquio, Gallardón se mostró convencido de que el PP no necesita otro "giro al centro" precisamente gracias al rumbo que marca el secretario general. A su juicio, esta línea de "moderación y apertura" es la que llevó al partido a las victorias de 1996 y 2000.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS