Reportaje:

"Empecé un camino y veo una autopista"

Ranieri, al revés que Cúper y Benítez, tendrá en el Valencia "plenos poderes deportivos"

De pie, frente a un atril en medio de una estructura de metacrilato encajada en la grada de tribuna de Mestalla, Claudio Ranieri (Roma, 20 de octubre de 1951), de nuevo entrenador del Valencia, puso ayer la mejor de sus sonrisas y, junto al presidente del club, Jaime Ortí, pidió disculpas por retrasarse 70 minutos respecto a la hora fijada para su presentación, la una de la tarde.

El técnico italiano, que ha dirigido al Chelsea en las últimas cuatro campañas y al que ahora el dueño del club, el magnate ruso Roman Abramovich, ha sustituido por el portugués José Mourinho, cobrará tres millones de euros por cada una de las tres temporadas firmadas, supeditadas, eso sí, a la clasificación del equipo para la Liga de Campeones.

"Lo único que puedo decir a la afición", afirmó Ranieri, "es que voy a matarme o a matar a los jugadores". Flanqueado por los cinco últimos trofeos conquistados por el Valencia - la Copa del Rey y la Supercopa de España de 1999; las Ligas de 2002 y 2004 y la Copa de la UEFA de 2004-, el preparador valoró la reciente trayectoria del club, de la que se siente partícipe: "Yo empecé un pequeño camino y ahora veo que hay una autopista".

Ranieri llegó al Valencia en 1997 y dos años más tarde le llevó a conquistar la Copa. Finalizado aquel curso, se marchó al Atlético, en el que estuvo un curso antes de recalar en Inglaterra.

"Siempre tuve la ilusión de regresar al Valencia", aseguró Ranieri, que gozará de "plenos poderes deportivos", algo que no tuvieron Héctor Cúper ni Rafa Benítez, una vez que el responsable de ese área, Jesús García Pitarch, ha sido destituido. En este sentido, apuntó que el equipo deberá reforzarse para estar "en lo más alto": "No vamos a vender a ninguno de los campeones, salvo que yo dé el visto bueno. Todos los conjuntos se están reforzando. Y en Europa, más todavía. Para estar arriba se necesitan jugadores que luchen hasta el final. Ya saben que a mí me gusta ese tipo de gente. Yo estoy acostumbrado a luchar".

Ranieri reveló que estudia contratar a un psicólogo para la plantilla. Sería su amigo José Carrascosa, que ya trabajó en el Valencia unos años. Incluso estudia la posibilidad de contar con alguno de los ayudantes de Benítez, como Antonio López, el segundo del técnico madrileño, quien todavía no se ha desvinculado del club de Mestalla: "No cierro las puertas a nadie". Tampoco descarta hablar con Benítez sobre el actual plantel: "Le conozco desde hace mucho tiempo. Cuando yo entrenaba al Fiorentina, viajó a Italia para ver nuestro sistema de trabajo. Tengo muy buena relación con él".

Claudio Ranieri, junto a Jaime Ortí, durante su presentación.
Claudio Ranieri, junto a Jaime Ortí, durante su presentación.S. CARREGUÍ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS