Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáenz aboga por "desmontar" el Estado de bienestar en poco tiempo

El consejero delegado del Santander señala el riesgo de deslocalización

Alfredo Sáenz, vicepresidente segundo y consejero delegado del grupo Santander, el primer banco español, aseguró ayer en Bilbao que es imprescindible "desmontar el wellfare" (Estado de bienestar) europeo y recalcó que "no tenemos demasiado tiempo para hacerlo". Sáenz participó en un almuerzo, invitado por el Club Financiero, en el que explicó su visión sobre la situación económica en el mundo, en España y en el mercado bancario. El primer ejecutivo del SCH insistió en que "el crecimiento económico a largo plazo y la competitividad están íntimamente ligados a las mejoras estructurales de los mercados de trabajo y financieros; a los niveles de impuestos y a las prácticas regulatorias. Es decir", señaló, "o mejoramos estructuralmente nuestros mercados laborales y financieros, y acomodamos nuestros niveles impositivos a los de aquellos países que nos van a hacer la competencia, y acomodamos nuestra práctica regulatoria a conceptos mucho más liberales, o realmente vamos a tener en un problema. El wellfare", reiteró, "hay que desmontarlo y no tenemos demasiado tiempo para hacerlo. Es un mensaje que para mí es clarísimo, pero os aseguro que hay una tremenda preocupación en Europa. No tenemos quince años para hacerlo".

Sáenz, a preguntas de los invitados, insistió en que el crecimiento económico está unido a "las reformas laborales y eso significa seguridad social, subsidios, horas trabajadas, subsidio de desempleo, movilidad... No es posible pensar que el wellfare europeo pueda continuar, mucho menos después de la entrada de los 10 nuevos miembros en la UE", recalcó.

El consejero delegado del Santander señaló que en un mundo globalizado "no se pueden ignorar las posibilidades de trasladar la producción (o los servicios) a países emergentes", que es "donde están las oportunidades" y recordó que los costes laborales en Brasil son una décima parte que en los países más desarrollados. Mostró su preocupación por la evolución del mercado del petróleo, ya que el 80% de la producción está en manos de países "políticamente inestables", lo que provoca que "el cóctel sea explosivo", afirmó.

Aseguró que tras las conversaciones iniciales para la posible compra del británico Abbey National, la operación "está descartada" a causa de las "filtraciones" en prensa. Por otro lado, la juez de la Audiencia Nacional, Teresa Palacios, ha dado un mes de plazo a las partes personadas en el caso de las cesiones de crédito para que presenten sus acusaciones definitivas contra el Santander por la comercialización de estos productos opacos al fisco.

Además, ayer en Sevilla, el presidente del BBVA, Francisco González, aseguró que el proceso de consolidación del sector financiero se va a acelerar en los próximos años y advirtió de que el futuro de estas entidades no puede basarse exclusivamente en una estricta gestión de los costes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2004