Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

Carod pide en Madrid el voto de los republicanos españoles

Lo que une a los partidos nacionalistas de izquierdas de Cataluña, País Vasco, Aragón y Andalucía que han formado la coalición La Europa de los Pueblos es el republicanismo, y ese nexo se convirtió ayer en el gran eje del mitin organizado por esta candidatura en Madrid. Ante el medio millar de personas que llenó el teatro Fígaro, Josep Lluís Carod-Rovira, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y José Antonio Labordeta, de la Chunta Aragonesista (CHA), pidieron el voto a los republicanos españoles. "A ese Madrid y a la España de izquierdas, democrática, culta, tolerante", dijo Carod, "que representa lo mejor de aquella esperanza que se abrió el 14 de abril de 1931".

Lo que podía haberse quedado en un mitin de independentismos diversos, una presencia testimonial en Madrid, se convirtió en el primer acto electoral exclusivamente republicanista celebrado por estos partidos en muchos años. Labordeta fue quien encendió la mecha. "Esto es casi el sueño de Pi i Margall: todos los republicanos federales aquí reunidos". El día que elijamos un presidente europeo, ¿qué va a ser de los reyes?, preguntó. La respuesta estaba clara. "Algún día Europa será una gran federación republicana y los reyes estarán ahí como una especie a extinguir".

Respeto a los pueblos

Pero si Labordeta es capaz de conectar con el corazón y los sentimientos del progresismo español, Carod es un orador potente capaz de levantar auditorios de sus sillas y eso fue lo que hizo acto seguido. Comenzó evocando el "Madrid, Cataluña os ama" del presidente de la Generalitat republicana Lluís Companys en los dramáticos años de la Guerra Civil.

Pero la cuestión no eran las evocaciones del pasado. Carod explicó que los representantes y los candidatos de la coalición habían querido acudir a Madrid "corazón del Reino de España" para dejar claro algo que también interesa a los demócratas españoles, a los que pidió solidaridad y complicidad. "Defendemos un proyecto de respeto a las personas y los pueblos", dijo, "y aunque tenemos objetivos finales distintos, tenemos también un objetivo común, una república federal y plurinacional que nos respete a cada uno como somos". El republicanismo, añadió, "es lo más decente que se puede ser en política en el siglo XXI" .

También la presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, tuvo su alusión al republicanismo, aunque mucho más discreta. Lo incluyó entre los valores que el nacionalismo de izquierdas siente como suyos, solidaridad, respeto a la diversidad, pacifismo, defensa de los derechos hu-manos. En el acto, que comenzó al son del himno de Riego -presentado como la música de la danza folclórica del Valle de Benasque-, intervino también el coordinador del Partido Socialista de Andalucía, Pedro Pacheco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2004