Reportaje:

Los límites de la tolerancia

La argelina Tamzali plantea hasta qué punto se ha de renunciar a los principios para aceptar la diferencia en el debate del velo

La abogada argelina Wassyla Tamzali ha trabajado 20 años al frente del programa por el derecho de las mujeres en la Unesco. Ayer advirtió de las trampas del discurso político en el diálogo entre Norte y Sur e hizo un llamamiento a la noción del "camino a la tolerancia" en la resolución de conflictos sociales e identitarios en el seminario Género, imagen y medios de comunicación: el intercambio mediático entre Occidente y el mundo árabe, organizado por el Institut Universitari d'Estudis de la Dona de la Universitat de València.

"El velo no deja de ser un signo de opresión, que representa a la mujer como un cuerpo erótico", señaló. Pero defendió la idea de aceptar la diferencia del otro apelando "al derecho a estar equivocado" y a llevar el velo, si bien se preguntó dónde se sitúan los límites de la tolerancia, hasta qué punto las renuncias a tus principios pueden degenerar en la relativización y en la pérdida de la fuerza de tus ideales. Al respecto de la problemática del velo, sobre el que ha sido consultada por las autoridades francesas, afirmó que las niñas de Primaria o incluso Secundaria tienen el derecho a la igualdad y asistir a un escuela pública y laica sin estar condicionadas por un elemento como el velo. Luego, más mayores, ya decidirán si se lo ponen.

Tamzali, que ahora reside en Argelia tras vivir en París, incidió en la "trampa" del usar el culturalismo como un elemento fundamental en el diálogo entre Norte y Sur, cuando, sin embargo, no se trata por igual a unos y otros. Insistió en la necesidad de buscar los puntos en común y no las divergencias en el diálogo, de propiciar la empatía. Criticó por ejemplo, la cerrazón de Europa y sobre todo de países como Francia a la entrada de Turquía a la Unión Europea y abogó por apoyar los movimientos feministas, minoritarios, pero importantes, de las sociedades islámicas con el fin de ir haciendo camino. También apuntó que el islam no ha tenido una crítica y reforma interna como sí la ha habido en el cristianismo, lo cual explica algunas diferencias. Dijo que lamentablemente influyen más las reglas del comportamiento que el espíritu tolerante de El Corán.

La coordinadora del seminario, Giulia Colaizzi, analizó el vaciamiento de las palabras como democracia en una guerra como la de Irak. Palabras, imágenes y signos siguen un modelo publicitario. Calificó de "siniestras" las imágenes de las mujeres soldados americanas que niegan la identidad física y sexual de los torturados y rompen con el estereotipo de la mujer como madre bondadosa y pacífica.

La periodista tunecina Awatef Ketiti expuso la necesidad de debatir abiertamente los símbolos y mitos en torno a la otra mujer en el imaginario árabe occidental. Se adentró en los conflictos que provoca también la intolerancia en el contexto internacional.

También estuvo presente en la jornada matutina Carmen Romero, ex diputada socialista por Cádiz y cofundadora del Círculo Mediterráneo, que defendió el diálogo permanente. Hoy cerrará el seminario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50