Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis heridos graves y 14 leves en la colisión de dos Talgo en una estación de Zamora

Las máquinas de los trenes, con 505 pasajeros, se incendiaron tras el choque

El choque de dos trenes Talgo de la línea entre Madrid y Galicia en la estación de Linarejos-Pedroso, en Zamora, causó heridas graves a 6 de los 505 pasajeros que viajaban en los trenes y leves a 14, según explicó el consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Las locomotoras se incendiaron una vez que, según varios testigos, el convoy que circulaba en sentido a Madrid colisionó en torno a las 18.15 de ayer con el que esperaba su paso en la estación para continuar su camino hacia Vigo y A Coruña.

Pese a que Renfe no ha determinado todavía las causas del choque y ha abierto una investigación interna, además de la judicial, la hipótesis que se maneja es que hubo algún problema en la gestión del tráfico en las vías, ya que sólo existe una en ese tramo y uno de los convoyes debe esperar el paso del que viene en sentido contrario. A la hora del accidente, según un testigo, había una fuerte tormenta en la zona.

En esta ocasión, a las 18.15, el talgo procedente de Madrid, con 314 viajeros, estaba parado en la estación de Linarejos-Pedroso, a unos 80 kilómetros de la capital zamorana, aguardando el paso del convoy que circulaba en sentido contrario, de A Coruña y Vigo a la capital de España, que trasportaba a 191 personas.

Como consecuencia de la colisión de este tren con el que esperaba, se produjo el incendio de ambas locomotoras, que los bomberos tardaron varias horas en apagar, así como el descarrilamiento de varios vagones. Los heridos graves fueron ingresados en el hospital Virgen de la Concha de Zamora, Complejo Hospitalario de León, el hospital de Salamanca, Clínico de Valladolid y General Yagüe de Burgos, adonde fueron trasladados en helicópteros medicalizados de los servicios sanitarios de Castilla y León. Anoche no se había dado a conocer la identidad de los heridos. Los leves fueron atendidos en el hospital de Verín (Ourense), de Benavente (Zamora), de Zamora y de León.

Según confirmó la Delegación del Gobierno en la provincia, uno de los maquinistas y un pasajero saltaron del tren antes de la colisión. Carlos Bermello, uno de los 192 viajeros del Talgo que se dirigía a Madrid relató a Efe cómo tras sentir un frenazo repentino del tren notó como el vagón había descarrilado "porque rodaba sobre piedras, en lugar de ir sobre el raíl, y finalmente llegó un gran impacto". "Al salir vi cómo la gente salía del tren y huía de la locomotora porque empezó a arder; justo antes hablé con el maquinista, que logró salir por un hueco que quedó libre entre los hierros de la locomotora, él estaba bien pero sangraba por varias heridas", comentó.

Fuentes sanitarias precisaron que al lugar del accidente se desplazaron helicópteros medicalizados y ambulancias de Zamora y las poblaciones de Benavente y Puebla de Sanabria, en la misma provincia.

También acudieron médicos de los puntos de atención continuada de Mombuey y Puebla de Sanabria, y dos helicópteros del 061 de Galicia, además de bomberos de localidades próximas al lugar del accidente.

Renfe, algunos de cuyos directivos se desplazaron a la estación de Linarejos, desvió los trenes nocturnos entre Madrid y Galicia por Valladolid-Palencia y León, en vez de realizar el viaje habitual por Zamora, para evitar que su tránsito se viera afectado por el accidente.

Transporte alternativo

Esta medida forma parte del plan alternativo de transporte que la compañía ferroviaria puso en marcha tras el siniestro, que también incluye el traslado en autobús de los pasajeros del tren que une Valladolid con Puebla de Sanabria (Zamora).

Este plan contempla también medidas para trasbordar en diez autobuses a los pasajeros que viajaban en los trenes Talgo afectados por la colisión.

Aunque la mayoría de los accidentes en los que se ven implicados trenes se producen en pasos a nivel en los que arrollan a vehículos (tres personas fallecieron el pasado 1 de marzo arrollados por un Talgo que realizaba el recorrido Montpellier (Francia)-Cartagena, en la localidad murciana de Torrepacheco) no resultan raros últimamente los descarrilamientos o choques .

El pasado día 2, dos trenes descarrilaron cerca de Valencia. Uno de ellos, un mercancías, descarriló y quedaron volcados junto a la vía paralela varios de sus contenedores, cargados con piezas para automóviles. Momentos después pasó por el lugar del siniestro, en sentido contrario, un tren Alaris procedente de Madrid, que rozó lateralmente un contenedor, lo que provocó que se saliera un eje del primer coche. Ninguno de los 140 pasajeros resultó herido.

El más grave siniestro ferroviario de los últimos 30 años ocurrió el 3 de junio de 2003 en Chinchilla (Albacete) al colisionar un Talgo y un mercancías que aguardaba en la estación. En el accidente murieron 19 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de mayo de 2004