El pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprueba la delimitación de terrenos para expropiar Tablada

Sólo el PP votó en contra de incorporar la dehesa al patrimonio municipal

La expropiación de Tablada recibió ayer el impulso definitivo por parte del pleno del Ayuntamiento de Sevilla. En una sesión cargada de crispación y ataques personales, el gobierno aprobó la delimitación de la reserva de terreno para incorporarla al Patrimonio Municipal del Suelo. PSOE, PA e IU, los tres grupos que votaron a favor, se felicitaron por este paso, previo a la expropiación de la mayor bolsa de suelo virgen de la ciudad. El PP se pronunció en contra, aunque prefirió dejar las explicaciones de su voto para el pleno extraordinario de aprobación del nuevo PGOU.

El nuevo PGOU recoge que la dehesa será un parque metropolitano

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla se aprobará inicialmente en un pleno extraordinario el próximo 14 de junio. A partir de esa fecha, el gobierno municipal dará a conocer el dinero que está dispuesto a pagar a los propietarios de de la Dehesa de Tablada para incorporar la dehesa al patrimonio municipal. Si la oferta del Ayuntamiento no convence a los grupos inmobiliarios titulares de las 367,4 hectáreas del antiguo aeródromo, será un jurado de expropiación el que fije el justiprecio a pagar por el municipio.

El delegado de Urbanismo, el socialista Emilio Carrillo, no ha querido concretar la cifra que va a poner su departamento sobre la mesa de los propietarios, aunque se baraja una horquilla que va de los 30 a los 40 millones de euros. Los propietarios, por su parte, ya valoraron el año pasado la operación en 210 millones.

Los terrenos de Tablada cuyos propietarios se agruparon en el llamado Consorcio Tablada Hispalis, fueron adquidos en primer lugar por las dos Cajas de Ahorros con sede en Sevilla -Caja San Fernando y El Monte de Sevilla y Huelva, presididas por Juan Manuel López Benjumea e Isidoro Beneroso- en distintas subastas del Ministerio de Defensa y a otros pequeños propietarios, por un valor de 30 millones de euros. Posteriormente, las dos Cajas vendieron a grupos inmobiliarios estos suelos, calificados como rústicos, inundables y no urbanizables cuando ya se conocia la oposición municipal a recalificarlos y se se había anunciado la decisión política de expropiarlos. La venta se realizó por un total 82 millones de euros, casí tres veces el valor pagado inicialmente.

La delimitación y reserva de suelo que salió ayer adelante es la segunda que aprueba el Pleno municipal para expropiar Tablada. El expediente se reinició el pasado mes de enero para incorporar las exigencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que suspendió cautelarmente el proceso de expropiación al considerar que el expediente anterior no concretaba el uso final que el Ayuntamiento quería darle a los terrenos para justificar la expropiación.

En el nuevo PGOU ya queda recogido que la dehesa será un parque metropolitano equipado, un espacio verde que podría gozar de un estatus especial si la Junta decide declararlo "parque periurbano". Los trámites ya se han iniciado y los tres grupos municipales que ayer votaron a favor del expediente de delimitación mostraron su deseo de que la declaración autonómica se lleve a cabo.

El delegado de Urbanismo insistió en el "rigor técnico" con el que se ha elaborado el nuevo expediente, así como en las "garantías jurídicas y administrativas" que avalan el proceso de expropiación emprendido en el anterior mandato municipal. El entonces concejal de Urbanismo, el andalucista Rafael Carmona, también se mostró ayer satisfecho con este nuevo paso: "Esta es la apuesta por una ciudad sostenible y supone que no sólo mandan los poderes económicos, sino que también se piensa en el medio ambiente".

El grupo municipal de Izquierda Unida lleva años ondeando la bandera del futuro parque de Tablada y su portavoz, Paula Garvín, dio ayer por recuperada la dehesa "definitivamente". Garvín, además, dijo que este proceso es un ejemplo de que cada partido defiende distintos "modelos de ciudad" y que eligen los votantes. Para la portavoz de IU el voto del PP en contra de la expropiación es una buena señal: "En estos temas el consenso es imposible. Yo nunca voy a pedirle al PP que renunciara a sus principios", señaló Garvín.

Más allá de Tablada, los dos grupos de la oposición criticaron con dureza los últimos convenios urbanísticos firmados entre Emilio Carrillo y propietarios de varios suelos. El PA y el PP no dudan de que son "recalificaciones" hechas "sin debate" y "con rodillo". "Se han olvidado del compromiso de aprobar el nuevo Plan con consenso", advirtió Carmona. El PSOE, por su parte, insistió en que el PGOU "no recalifica, sino que planifica".

Por otra parte, el pleno municipal votó a favor de una moción del PA para instar al Gobierno central a crear lanzaderas y abonos especiales para el Ave Sevilla-Córdoba, así como reponer los vagones que se llevaron a la línea Madrid-Lleida. El consenso municipal se rompió, sin embargo, para la propuesta conjunta de PA y PP, que pidieron que un posicionamiento expreso del gobierno en contra de llevar la movida juvenil a varios parques de la ciudad. El gobierno aseguró que no lo va a hacer, pero votó en contra de la moción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50