Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Cuesta abajo

El cantor arrastraba por ese mundo "la vergüenza de haber sido / y el dolor de ya no ser". Aznar va por ese mundo "como un paria que el destino / se empeñó en deshacer", y dice que si él fuera aún gobernante no se retirarían las tropas de Irak; no sabe que por ellas el destino le rompió: "por aquellos ojos brujos". Los de Bush, los de Rumsfeld: hermanos Dalton, estos hermanos -no Marx, Laurel y Hardy- que van, también, cuesta abajo. Fue a contar que el terrorismo ha ganado ya en España, y va a deshacer Estados Unidos. Va predicando, como aquellos que recorrían el Oeste en la época de los hermanos Dalton, como Elmer Granty, que hacía Burt Lancaster con Jean Simmons. Si él fuera presidente de Estados Unidos... Quizá: gobernante en España no lo será más: lo perdió por monotemático, incapaz de asomarse a la realidad. Bastante fue arrastrando tras sí tontos y sabios, pintas y obispos, gente que creyó que sería rica por empeñarse para toda su vida; creó un país de endeudados, de paranoicos contra el terrorismo, que lo veían ya debajo de sus camas, capaz de quitarles la vida cuando ellos estaban tocando el violín en el tejado de sus casas a plazos de toda su vida. Nunca se había visto, hasta él, una derecha de pobres a la que aún le está sacando la manteca la verdadera y oculta derecha. El País de Nunca Jamás, en el país en el que quiso ser rey casando a su hija en El Escorial mientras el Rey casa a su hijo en la Almudena y cerca Madrid con todos los policías y guardias y sus aprendices de guardia, y tapa el cielo con los aviones de Europa, y vigila hasta las flores que plantaron para la bella Letizia de este cuento, o tangazo: "por aquellos ojos brujos" .

Dice el Partido Socialista (José Blanco) que lo de Aznar es un "acto de deslealtad" porque critica en el extranjero -¡Estados Unidos no es el extranjero para Aznar!- las decisiones del Gobierno. ¡Si es un Ciudadano Global, con la medalla que le dan en la Universidad de Chapman, California! La misma que a George Bush y Gerald Ford. Jo, qué gente. No hay que ponerse estupendo, compañero (de sus compañeros) Blanco, no hay que hablar con el "cráneo previlegiado" del personaje de Valle-Inclán. Déjale cantar su tango: "ahora, cuesta abajo en mi rodada / las ilusiones pasadas / ya no las puedo arrancar. / Sueño, con el pasado que añoro, / el tiempo viejo que lloro / y que nunca volverá".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004