Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil se encuentra en estado de extrema gravedad

El cuadro clínico de infarto cerebral masivo que padece Jesús Gil experimentó ayer signos de empeoramiento progresivo, según el parte médico del equipo que le atiende. El máximo accionista del Atlético, que está ingresado en la madrileña clínica CEMTRO, continuaba "intubado orotraquealmente y conectado a ventilación mecánica, siendo su pronóstico de extrema gravedad". A última hora de la noche, la situación de Gil era, en palabras del doctor Pedro Guillén, "estacionaria dentro de la suma gravedad". "Y eso", añadía el médico, "no es mala señal. Las próximas horas serán decisivas en su evolución".

Según Guillén, algunas de las circunstancias del paciente, que se encuentra en coma inducido para que su organismo no haga el más mínimo gasto, agravan aún más su situación. "Es un hombre con muchas complicaciones", declaró, entre las que enumeró sus problemas de corazón -donde tiene implantado un marcapasos-, su peso y su condición de diabético.

"Nunca hay que perder la esperanza", mascullaba Miguel Ángel Gil Marín, director general del Atlético. Ese fue el comentario más escuchado entre las personas que desfilaron ayer por la clínica. Pantic, Luiz Pereira, López y el presidente del club, Enrique Cerezo, fueron algunos de quienes acudieron al centro. Miguel Angel Ruiz, ex secretario técnico del Atlético, aseguró que dentro de la gravedad el ex presidente había tenido una "pequeña" mejoría en las últimas horas que permite a la familia tener "un pequeño hilo de esperanza".

Toni, el director deportivo, se agarró a la "fortaleza física" de Gil para mantener la esperanza: "Hablamos de una persona muy fuerte que va a luchar por su vida, aunque está en una situación muy complicada", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2004