Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Verdes proponen cerrar la central nuclear de Cofrentes antes del año 2020

El portavoz estatal de Los Verdes y diputado del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados Francisco Garrido anunció ayer en Valencia que su partido planteará el cierre de la central nuclear de Cofrentes "en una fecha siempre anterior a 2020" y se congratuló por la nueva política del agua impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya primera medida ha sido la paralización del trasvase del Ebro previsto en el Plan Hidrológico Nacional (PHN), porque supone "una nueva cultura".

Garrido, que compareció en conferencia de prensa en Valencia, explicó que "existen dos temas prioritarios en la política ambiental española ante el abandono del Partido Popular", que son la gestión del cambio climático y el cambio en la política del agua. Sobre el primero afirmó que es "necesario un cambio en la política energética, para tener posibilidades de luchar contra el cambio climático" y defendió medidas para "no depender del petróleo, que genera gases y potencia el efecto invernadero, y abandonar el proyecto nuclear".

Garrido recordó que el desmantelamiento de las centrales nucleares era una propuesta electoral socialista y manifestó que en la iniciativa que presentará en el Congreso solicitará el cierre "inmediato" de Zorita y, "a medio plazo", pero en esta legislatura, el de Garoña. Ambas centrales, dijo, han vencido ya el periodo de amortización. Respecto a las demás centrales nucleares españolas, incluida la de Cofrentes, Garrido señaló que Los Verdes están "abiertos a la negociación", pero advirtió de que se mantiene el horizonte de 2020, año en que estarán todas "amortizadas".

En este contexto, el diputado verde avanzó que pedirá la modificación de la ley que regula el Consejo de Seguridad Nuclear, organismo que calificó de "opaco" y "pronuclear", y remarcó la necesidad de "democratizar" su composición para "fortalecer su transparencia". También indicó que su presidenta, María Teresa Estevan Bolea, "debería pensar en la dimisión".

Respecto al agua, Garrido respaldó las medidas de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que, aseguró, supondrán que "el agua llegará más rápido, de forma más segura, más eficiente, con menos costes y con menos impacto ecológico y sin generar conflictos territoriales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2004