Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes, detenidos tras patear al actor de la obra 'Me cago en Dios'

La representación de ayer de la obra Me cago en Dios, de Íñigo Ramírez de Haro, cuñado de la presidenta Esperanza Aguirre, y centro de polémica en la última semana, se suspendió a las 21.32, nada más comenzar, porque dos jóvenes, uno de los cuales se identificó como militar, que habían comprado su localidad y se hallaban entre el público, saltaron al escenario, agredieron al actor de la obra, Fernando Incera, y destrozaron los equipos de música de la sala. Los dos agresores, que fueron detenidos, gritaron "¡Viva Cristo Rey!" y llamaron "blasfemo" al actor.

Nada más irrumpir en el escenario, los jóvenes empuñaron un mechero con el que intentaron incendiar los decorados de la sala. Los 50 espectadores que llenaban el local tardaron algunos minutos en reaccionar porque creyeron que el episodio formaba parte de la obra. "Hasta que no hemos empezado a pedir ayuda y a gritar que esto no tenía nada que ver con la representación, la gente no ha saltado a ayudarnos", explicó el director, Ramírez de Haro. "El primer agresor saltó al escenario y empezó a patear a Fernando, mientras que el otro destrozaba el equipo de música", contó. Ramírez de Haro también fue agredido al tratar de socorrer al actor, quien tuvo que ser atendido por facultativos del Samur-Protección Civil: presentaba una brecha en el rostro y varios golpes de traumatismo.

Un portavoz del Círculo explicó que el equipo de música de la sala había quedado completamente destrozado. "Pero podría haber sido mucho peor si llegan a prender fuego al papel y a los plásticos de la escenografía", añadió. Ramírez de Haro, Fernando Incera, un representante del Círculo y cuatro espectadores, en representación del público, denunciaron a los dos agresores en la comisaría de Leganitos, adonde fueron trasladados en calidad de detenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2004