Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos agresores de unos socialistas cuando pegaban carteles

La policía detuvo ayer en Fuenlabrada a Valentín G. J. y Rodrigo S. G., ambos de 18 años, como supuestos autores materiales de las lesiones que sufrieron tres militantes socialistas el pasado 5 de marzo en la plaza de Aluche (Latina) mientras pegaban carteles del partido durante la pasada campaña electoral. Los atacantes -dos hombres y una mujer- llevaban cadenas y otros objetos contundentes, con los que les causaron heridas en la cara, el pecho y la espalda.

En un primer momento, los militantes socialistas pensaron que se trataba de una agresión de tintes fascistas, ya que describieron a sus agresores como jóvenes de apariencia punky y con crestas en el pelo que, sin mediar palabra ni provocación alguna, arremetieron contra ellos al tiempo que les insultaban. Sin embargo, los detenidos, que también agredieron presuntamente el pasado día 30 de marzo, en Móstoles, a otra pareja de jóvenes por vestir un chándal con la bandera de España, son integrantes del movimiento squater, grupo de marcado "carácter radical, de ideología antifascista, amigos de la tendencia okupa y, en general, contrarios a todo orden establecido", explicaron a Efe fuentes policiales.

En el caso de la agresión de Móstoles, los autores eran cuatro y la descripción de dos de ellos coincidía con la de los otros dos varones que agredieron a los militantes socialistas. De este modo, la policía centró las investigaciones sobre estos últimos y los agentes de la Brigada de Información establecieron dispositivos de vigilancia en el entorno de inmuebles okupados de Madrid y otras localidades. Así se llegó hasta una casa de okupas de la calle de la Constitución, en el municipio de Fuenlabrada, en la que encontraron a dos jóvenes cuyas características coincidían con la descripción facilitada por las víctimas.

Se trataba de Valentín G. y Rodrigo S., ambos de 18 años, a quienes en un primer cacheo los agentes les incautaron dos cadenas, muñequeras, cinturón con chinchetas y pinchos y armas blancas como las descritas en las agresiones que les son imputadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004