Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crecen las denuncias de daños por fumigaciones en los centros de trabajo

679 empleados han notificado desde 1994 dolencias por el mal uso de insecticidas

Una amenaza real se oculta tras la aparente inocuidad de los insecticidas utilizados para la fumigación de fábricas y oficinas. La frecuente mala aplicación de estos productos, con métodos y cantidades inadecuadas, causa graves daños a decenas de trabajadores cada año, y los problemas no dejan de aumentar. Así lo denunció ayer el colectivo de abogados Ronda de Barcelona, que pidió un mayor control sobre los métodos de fumigación y las empresas que los practican.

Entre 1994 y noviembre de 2003 679 trabajadores catalanes notificaron dolencias vinculadas al contacto o inhalación de insecticidas destinados a la fumigación de fábricas y oficinas. En muchos casos la causa de estas intoxicaciones fueron los organofosforados presentes en buena parte de estos líquidos. Estos componentes, muy agresivos, pueden causar graves daños neuronales, en el sistema respiratorio y en la piel de los humanos si no se aplican con todas las precauciones o no se cambian por sustancias más inocuas.

Con frecuencia no se hace bien. Jaume Cortés, abogado del colectivo Ronda, explica: "Cada vez se utilizan más insecticidas, a menudo de forma injustificada, para luchar contra plagas en oficinas, hospitales y colegios. Se aplica el insecticida antes incluso de intentar atajar el problema por otras vías". El colectivo Ronda ha tramitado en los últimos cuatro años casi 40 denuncias contra empresas que sometieron a sus trabajadores a todo tipo de exposiciones a los insecticidas. Entre estas entidades se encuentran la misma Seguridad Social, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. En muchas ocasiones las empresas aseguran que las fumigaciones no tienen nada que ver con las dolencias de sus trabajadores para que sea la Seguridad Social y no las mutuas la que afronte el pago de las bajas laborales y otras contingencias.

Santos Hernández, responsable de la sección de Higiene del Centro de Seguridad y Condiciones de Salud en el Trabajo de la Generalitat, admitió ayer que las denuncias por este motivo llegan "con un goteo constante" y defendió una mayor rigidez en la formación de los técnicos en fumigación y de los empresarios que los contratan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004