Reportaje:

El tipógrafo alemán de Segovia

Una muestra reúne los primeros libros españoles, editados por Juan Párix

Con el título Juan Párix, primer impresor en España, el Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge desde ayer una exposición, promovida por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, en la que, por primera vez, se muestran juntos los ocho libros que salieron de los talleres del tipógrafo alemán, ubicados en Segovia, incluido el único original que queda del primer libro impreso, el llamado Sinodal de Aguilafuente, que contiene las actas del sínodo de obispos celebrado en la villa segoviana en junio de 1472.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 2 de mayo, para continuar luego por Segovia y otras provincias de Castilla y León, recoge también una réplica a tamaño natural de la imprenta de Gutenberg, que procede del Museo de la Imprenta del Monasterio del Puig (Valencia), y diversos materiales de imprenta y encuadernación que se conservan en la Imprenta Artesanal del Ayuntamiento de Madrid.

La exposición indaga en la llegada de la imprenta a varias ciudades españolas

Según el comisario de la exposición y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Fermín de los Reyes Gómez, "se ha consolidado la tesis" de que Segovia es la primera ciudad española donde se inició la actividad de la imprenta, fundada por el alemán Juan Párix de Heidelberg, que se trasladó desde Roma a Segovia hacia 1472, llamado por el obispo Juan Arias Dávila, humanista y bibliófilo.

De los Reyes subraya que la política editorial de los libros que encargó el prelado segoviano, como muestran los ocho primeros editados en los talleres de Párix, está estrechamente relacionada con la religión, incluyéndose textos como el Modus confitendi o manual del confesor. Otros siguen una línea de carácter jurídico-canónico, muy unida a los estudios de Arias Dávila, que fue un jurista de espíritu reformista y preocupado por la formación del clero.

La exposición permite también contemplar un manuscrito del siglo XV con el texto del sinodal, que sirvió de original de imprenta, el Códex canónum, donde se aprecian marcas y huellas con tinta que reflejan que el impresor trabajó con él. Asimismo, De los Reyes destacó la presencia de tres ejemplares únicos en el mundo: el Sinodal, Expositiones nomínum legálium y el Modus confitendi.

Para el director del Instituto de la Lengua y escritor, Gonzalo Santonja, la exposición nace con el espíritu de divulgar el patrimonio bibliográfico de Castilla y León, que se ha conservado durante siglos, para que los ciudadanos aprecien el origen de un arte, como fue la imprenta, y que sepan valorarlo como primer paso para conservarlo.

Coincidiendo con la celebración del Día del Libro, el 23 de abril, el instituto va a sacar a la calle una nueva edición facsímile del Sinodal de Aguilafuente y otra del Modus confitendi. La muestra contará con un catálogo que incluye colaboraciones de destacados especialistas en el mundo del libro antiguo y del periodo de Arias Dávila.

Fermín de los Reyes no descarta que Párix pudiera imprimir en Segovia un noveno libro, del teólogo Pedro Osma, declarado herético, cuyos ejemplares fueron quemados por la inquisición hacia 1475, lo que provocó que el impresor fijara su residencia en Toulouse (Francia), donde falleció en 1502.

La exposición, que se ha montado con la colaboración de la catedral de Segovia, la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid, consta de seis apartados: La imprenta primitiva, donde se explican las características y el funcionamiento de este invento que revolucionó la cultura; La imprenta llega a España, que habla de las distintas localidades que tuvieron imprenta en el siglo XV, en especial las de la década de los setenta; Segovia, cuna de la imprenta, que muestra las condiciones socio-políticas, culturales y económicas de la ciudad sede de la primera imprenta; La imprenta de Juan Párix, que expone la historia y las características con los distintos libros sacados de las prensas de Párix; Juan Arias Dávila, obispo de Segovia, que destaca la figura del patrocinador de la imprenta, gran humanista y bibliófilo, y La encuadernación en tiempos de Párix, con reproducciones de las más bellas encuadernaciones mudéjares de aquel periodo.

De izquierda a derecha, Silvia Clemente, consejera de Cultura de Castilla y León; José Carlos Monsalve y Javier Santamaría, vicepresidente y presidente de la Diputación de Segovia, y Fermín de los Reyes, comisario de la exposición.
De izquierda a derecha, Silvia Clemente, consejera de Cultura de Castilla y León; José Carlos Monsalve y Javier Santamaría, vicepresidente y presidente de la Diputación de Segovia, y Fermín de los Reyes, comisario de la exposición.A.M.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS