Reportaje:

De todo, marca Fòrum

El 'merchandising' del evento suma más de 600 productos, desde juegos de café hasta paraguas o toallas de playa

"Por ahora no puede con Gaudí ni con el toro de Osborne, pero ya verás cuando esto arranque... se venderá todo como rosquillas". Quien habla es una dependienta de la tienda de la oficina que Turismo de Barcelona tiene en la plaza de Catalunya. Se refiere al merchandising del Fòrum. Está a la venta desde hace dos meses y poco a poco comienza a despertar interés entre el público. En el Museo de Historia de la Ciudad van por el segundo pedido de camisetas, asegura uno de sus trabajadores, Modesto Vicente.

Bufandas, delantales y ropa de cocina, ceniceros, vasos de chupito, juegos de café, paraguas, lápices y libretas, colgantes, corbatas, imanes de nevera, abanicos, toallas de playa o las clásicas camisetas son sólo algunos de los objetos que el área comercial de la organización del evento ha ideado para hacer llegar la marca Fòrum hasta el último rincón "a través de artículos que la gente utiliza habitualmente". El criterio lo explica el director comercial, Jordi Boixadós. En total, más de 600 referencias.

El bazar del Fòrum está agrupado por tipo de productos -textiles, de papelería, cerámica y cristal, etcétera-, y éstos fabricados pensando en tres colectivos de posibles clientes: niños, jóvenes y adultos, señala Boixadós. Todos llevan impreso, o bien el logo del Fòrum -las manos-, o bien dibujos o textos alusivos a los tres ejes del evento: la paz, la sostenibilidad y la diversidad.

"Hemos intentado que haya productos típicos de recuerdo y otros específicos de los valores que el Fòrum quiere transmitir y que en sí mismos hagan reflexionar a los visitantes", apunta la responsable del departamento de licencias, Dolors Obón. Forman parte de este apartado, por ejemplo, los bolígrafos fabricados con algas, papel o restos de botellas de plástico.

Dado que la organización del evento no comercializa productos, la fórmula escogida para su producción y distribución fue otorgar el uso de la imagen a una serie de empresas especializadas en este tipo de artículos por la vía del concurso público. "Para escoger las empresas buscamos el equilibrio entre la capacidad de producción y su trayectoria vinculada a organizaciones no gubernamentales o proyectos de cooperación", explica Boixadós. "Por ejemplo", continúa, "la plantilla de una de las compañías está formada básicamente por discapacitados y otra distribuye productos de comercio justo".

Respecto a los motivos que no son propiamente el logotipo del Fòrum, los diseños han salido del mismo estudio donde se cocinó y han sido supervisados por su creador, Pablo Martín. Sobre los precios... hay para todos los bolsillos. Los artículos oscilan entre el poco más de un euro que cuesta un punto de libro hasta los 74 euros de un chal hecho a mano. En medio, 5 euros una libretita, 9,25 una taza de desayuno, y 37,5 euros un conjunto de colgante y pendientes.

La organización todavía no dispone de datos sobre cómo están funcionando las ventas, de modo global, aunque productos como el juego Tierra han tenido mucho éxito e incluso se agotaron, asegura Obón. En pleno verano parecen también llamados a convertirse en estrella los sombreros de paja y los abanicos. La responsable de licencias, afirma, sin embargo, que está calculado que en eventos multitudinarios como el Fòrum los visitantes destinan el 16% del gasto total al merchandising.

Durante los 141 días que durará la cita habrá cinco tiendas Todo Fòrum en el recinto del evento. Hasta entonces, los productos están ya a la venta en todos los museos de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50