Entrevista:Estrategias | JOSEP SOLER | Asesores Financieros

"Muchos planes de pensiones están mal invertidos"

La Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera (EFPA), presidida por Josep Soler, nació en el Instituto de Planificación Financiera de la Universidad Erasmus en Rotterdam, con el objetivo de regular la profesión de la asesoría financiera. Hoy ofrece una titulación universitaria de asesoría financiera válida en los países de la UE.

El mercado exige una regulación y lo requieren las empresas con buen gobierno corporativo. Soler recuerda que "este año 2004 se aprobará la reforma de la Directiva de Servicios de Inversión de la UE, que exige la regulación del servicio financiero y la cualificación de los profesionales".

Pregunta. ¿El dinero ha dejado de ser un valor estándar?

Más información
Planes de pensiones
"Muchos planes de pensiones están mal invertidos"

Respuesta. Claro, ya no es absoluto. Se mide en relación a quien lo posee y a qué es capaz de hacer con él.

P. ¿Son para toda la vida los certificados de EFPA?

R. No. No ofrecemos una titulación de por vida. Los asesores tienen una fecha de caducidad. Al cabo de dos años, el profesional ha de demostrar que ha realizado una formación permanente, que se ha ido reciclando y, en segundo lugar, que cumple con el código de ética profesional.

P. ¿Qué opinan los bancos de esta nueva categoría profesional?

R. Los bancos españoles han firmado un protocolo de aceptación. El BBVA, Santander, Bankinter, Banco de Sabadell y Fibank son miembros corporativos de EFPA.

P. ¿Cómo mejorará la seguridad de los mercados después de escándalos como el de Parmalat?

R. Las empresas están haciendo un gran esfuerzo de transparencia, pero el inversor de a pie es el gran olvidado de los códigos Aldama. Aunque las empresas emisoras suministren una gran información, ésta no llega al cliente.

P. ¿Cómo puede evitar un asesor financiero que el inversor se trague un bono de Enron?

R. Diversificando, evitando una concentración excesiva de riesgo.

P. ¿De quién debe defenderse el inversor?

R. Muchas veces de su vecino que le dice: mira yo he comprado tanto de Terra y mira cómo sube y sube.

P. ¿Y del jefe de su asesor que exige agresividad comercial?

R. EFPA ha elaborado un código de conducta profesional que es compatible con las directrices de la firmas de inversión autorizadas.

P. ¿Qué le aconsejaría usted a alguien con un nivel de rentas medio alto y que, sin embargo, no lleva bien sus cuentas?

R. Que trabaje en lo suyo un cuarto de hora menos al día y dedique este tiempo a mejorar la eficiencia de lo que gana.

P. ¿El dinero de la inversión es dinero fácil?

R. Puede provocar la ilusión monetaria. No entender, por ejemplo, que un rendimiento de un 2,5% en un producto financiero es un rendimiento cero de un año, para otro resulta fatal.

P. Pero, cuando la Bolsa subre el inversor se siente rico.

R. Si hoy calculo el valor liquidativo de mi cartera y salgo ganando mucho, he de pensar que no es cierto, porque no lo he vendido. Y, a lo mejor, cuando lo venda valdrá menos.

P. ¿Cuál és su medicina contra la ilusión monetaria?

R. Restar un 30% del valor en Bolsa de mis activos.

P. ¿Es usted conservador?

R. No. Los inversores españoles son conservadores y esto es un error. Si hablamos de los grandes números veremos que somos conservadores. Miremos los planes de pensiones: muchos están mal invertidos.

P. ¿Por qué?

R. Porque los partícipes de planes de pensiones exigen resultados, mes tras mes, cuando en realidad se trata de invertir a 30 años.

P. ¿Y por qué se pilla la gente?

R. Porque el conservadurismo convive con la ambición desmedida, de casinimonía.

P. ¿La especulación es mala en sí misma?

R. No. El mercado también se mueve gracias a la especulación, pero a un pequeño ahorrador hay que decirle que especule sólo con una parte pequeña de su cartera.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS