FÚTBOL

Carboni renueva con el Valencia hasta los 41 años

El italiano terminará su contrato en 2006

A Amedeo Carboni se le escapaba la risa cuando empezó a contar que había renovado por el Valencia. No porque hubiera renovado, que se sabía, sino porque lo hacía por dos cursos. Y, claro, a punto de cumplir 39 años, no es mal negocio para el lateral izquierdo italiano firmar dos años más por uno de los clubes punteros de Europa. Las negociaciones las llevó él mismo: no tiene representante. Y su planteamiento fue el siguiente: "Con el dinero que me daban por un año, les pedí dos. Así, todavía confío en jugar muchos partidos en el primer año; y, en el segundo, participaré poco y podré ir acostumbrándome a mi vida fuera del fútbol". Su poder de persuasión convenció a la directiva.

Pero Carboni no es sólo poder de persuasión. Su rendimiento ha sido altísimo desde que llegara a Mestalla procedente del Roma en el verano de 1997, con 32 años y de la mano de Jorge Valdano, con quien sólo coincidió un partido, pues el técnico argentino fue destituido en la tercera jornada.

Y eso que su estreno en España no presagió nada bueno: fue expulsado a los 43 minutos tras una fuerte entrada a Figo en un choque en Mestalla ante el Barça (0-3). Pero, independientemente de los entrenadores que tuvo -Claudio Ranieri, Héctor Cúper y Rafa Benítez-, Carboni ha sido clave para apuntalar la defensa valencianista.

El defensa italiano debutó en la élite en 1985, en el Bari, siendo un lateral rapidísimo que "corría más que el balón", recuerda. Después pasó por el Sampdoria y el Roma, donde estuvo siete temporadas y fue capitán.

Más de 18 años después, Carboni, ya con cuatro hijas, acumula este curso 26 partidos de Liga, seis de Copa de la UEFA y tres de Copa del Rey. Ha suplido las muchas ausencias del otro lateral izquierdo del equipo, el brasileño Fabio Aurelio, martirizado por las lesiones.

Carboni se une así a los futbolistas más longevos de la historia. El extremo inglés Stanley Mathews fue profesional hasta los 50 años y cinco días; el Eterno Labruna jugó en La Máquina de River Plate hasta los 49; el delantero camerunés Roger Milla disputó un Mundial, el de EE UU 94, con 42 años; el mítico Alfredo Di Stéfano se retiró en el Espanyol a los 40 años, y a la misma edad colgó las botas Donato en el Deportivo el curso pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de marzo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50