Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 27ª jornada de Liga

La jugada tonta

Kovacevic marca de rebote al sacar Sanzol

La Real Sociedad conjuga el verbo precipitarse en todas sus acepciones. Los donostiarras se precipitan con el balón en los pies, rechazan jugar con Xabi Alonso y Karpin y terminan sus jugadas con una notable carencia de ideas. Raynald Denoueix se precipita dejando a De Pedro en San Sebastián, con lo que quiebra las posibilidades de mejora. Osasuna, sin desplegar un buen fútbol, consiguió superar a sus rivales en casi todos los tramos del encuentro, pero parece que le pesa una maldición a la hora de vencer en su feudo: ya han pasado tres meses desde su última victoria en casa y los aficionados se impacientan.

Tuvo que ser Webó, en una incursión individual desde el medio campo, el que desequilibró el rumbo del encuentro tras su carrera y una pared con Moha que levantó al público navarro.

OSASUNA 1 - REAL SOCIEDAD 1

Osasuna: Sanzol; Antonio López, Cruchaga, Josetxo, Izquierdo; Pablo García, Puñal; Valdo, Aloisi (Muñoz, m. 84) , Moha (Rivero, m. 78); y Webó.

Real Sociedad: Alberto; Rekarte, Kvarme, Schürrer, Potillon; Xabi Alonso, Aranburu; Nihat (Xabi Prieto, m. 84), Karpin (De Paula, m. 62), Lee (Gabilondo, m. 83); y Kovacevic.

Goles: 1-0. M. 16. Webó, ante la salida de Alberto.

1-1. M. 87. Sanzol trata de despejar y el balón tropieza en Kovacevic y entra.

Árbitro: Lizondo. Amonestó a Cruchaga, Schürrer, Josetxo, Valdo y Pablo García.

17.000 espectadores. El partido se paró tres minutos por la irrupción de un grupo con una pancarta proautodeterminación.

En el segundo tiempo la mejora de los blanquiazules se mantuvo in crescendo. Y todo se vino abajo para Osasuna en el último suspiro. Kovacevic interpuso su corpulenta estampa en un mal despeje de Sanzol y el rebote fue lo suficientemente violento para que el balón se colase tranquilamente en la portería. Fue quizá la jugada tonta de la semana, la del éxito de la Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2004