Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cara y cruz de un "animal político" llamado Pujol

Tercer libro de Ramón Pedrós, esta vez en castellano, sobre la figura del ex presidente

"No habrá un cuarto libro sobre Jordi Pujol", aseguró el periodista Ramón Pedrós en Lleida, su ciudad natal, en el acto de presentación de Jordi Pujol, cara y cruz de una leyenda, compendio de sus dos primeros libros sobre la figura del ex presidente de la Generalitat que acaba de publicar en castellano la editorial leridana Pagès Editors en su colección Milenio. Otras editoriales no se atrevieron aduciendo que Pujol "no vende fuera de Cataluña".

Pedrós, ex director del gabinete de prensa de Presidencia de la Generalitat de 1988 a 1998, considera que después de publicar otros dos libros sobre el personaje (La volta al món amb Jordi Pujol y Jordi Pujol a les Espanyes) ya no le queda más por escribir sobre la personalidad política de Pujol. "Todo lo escrito son cosas que interesan para conocer a Pujol como persona y político. Hay otras cosas que no he dicho ni diré nunca porque no afectan a ese conocimiento ni vienen a cuento".

Con una narrativa fresca, Pedrós desentraña en este tercer volumen las claves humanas y políticas de Pujol, quien le merece los calificativos de "animal político" y "fenómeno extraordinario".

El periodista explica que sus tres libros han provocado rechazo en algunos sectores afines al pujolismo "porque siempre han considerado que Pujol es intocable". Pedrós lo ve como una "leyenda viva" de la política catalana y española.

"La magnitud de esta figura política se agrandará con el paso del tiempo, al margen del juicio que se tenga de ella", explica, y añade: "No debemos menospreciarle. Cuanto más se le critique, más se alimentará la leyenda". Pedrós sentencia que en el futuro sería bueno que Pujol "no cayera en la tentación de intervenir en la vida política de forma partidista".

La primera parte del libro desvela rasgos de una personalidad contradictoria como gobernante, muy criticado por su tics autoritarios, su exceso de pragmatismo y su nacionalismo excluyente. Ahí es donde se hace balance de los aspectos positivos, como la "institucionalización de Cataluña y el orgullo de hacernos sentir catalanes" tras la dictadura, y los negativos. Para Pedrós, lo más criticable es haber practicado un nacionalismo "en el que muchos se sintieron tan excluidos que cuando han tenido la ocasión [tras las últimas autonómicas] no le han dado la ocasión de negociar una continuidad en el Gobierno".

Los otros capítulos están dedicados a explicar anécdotas, polémicas, agravios y peripecias vividas en sus viajes. El diálogo entre Cataluña y España está presente en toda la obra, que también recoge la enérgica frase de "¡calleu, calleu!", dirigida por Pujol a la militancia nacionalista que celebraba la victoria en escaños del pasado 16 de noviembre. Pedrós interpreta la frase como un mensaje: en democracia sólo se gana si se tiene mayoría absoluta. "Si no entendemos sus tics autoritarios", añade, "no podremos entender la respuesta de los partidos que se sintieron excluidos durante 23 años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de marzo de 2004